La discusión por los altos sueldos que perciben los funcionarios públicos volvió a ser tema de debate tras la elección del fiscal regional metropolitano sur, Raúl Guzman, como nuevo secretario general de la Cámara Alta.

La designación de Guzmán generó críticas puesto que el fiscal está a cargo de la causa por tráfico de influencias en la que está implicado Manuel José Ossandón, uno de los senadores que dio su voto para que el jurista asumiera el puesto.

Sin embargo, ahora el debate se ha centrado en los $16,5 millones que recibirá el persecutor por su cargo dentro de la Cámara Alta. Hay que consignar que el monto de su remuneración supera el sueldo que reciben el presidente y los parlamentarios.

El presidente del Senado, Jaime Quintana, se mostró dispuesto a bajar el sueldo que percibirá Guzmán.

“Esta mesa de lo que se preocupó es de una disminución de esa remuneración y en ese sentido se va a proceder”, sostuvo a Radio Bío Bío.

Sin embargo, el secretario general de la Cámara de Diputados, Miguel Landeros, quien recibe una remuneración de $14 millones de pesos, señaló que es difícil reducir esta dieta debido a que está establecida por ley.

El próximo martes en la sala del Senado se ratificará mediante una votación la elección de Raúl Guzmán, quien necesita conseguir 29 votos para ser electo.