La fragmentación de los votos y el ascenso de los Verdaderos Finlandeses en las recientes elecciones legislativas de Finlandia obligaría a la socialdemocracia a pactar con la derecha.

Tras veinte años de su última victoria en los comicios, en 1999, los socialdemócratas obtuvieron una ventaja tan solo del 0,2%, resultado con el cual están obligados a negociar con otros sectores, según consigna El Mundo.

Según los resultados definitivos, el Partido Socialdemócrata (SDP) liderado por el ex ministro de Finanzas Antti Rinne logró 40 de los 200 escaños en el parlamento, uno más que los Verdaderos Finlandeses.

Ante esta situación, el SDP tiene previsto alcanzar un acuerdo con distintos partidos antes de que finalice mayo. La idea de la colectividad es negociar con ellos el programa de gobierno y el reparto de carteras con el fin de aislar a los sectores de la ultraderecha.

Por su parte, los Verdaderos Finlandeses también iniciarán sus negociaciones con el fin de conformar una coalición. Sin embargo, el líder de la colectividad afirmó que cualquier acuerdo se debe basar en puntos básicos como disminuir la inmigración.

“No creo que sea posible que los Verdaderos Finlandeses participen en un gobierno que no tenga un compromiso claro de reducir la inmigración“, sostuvo a un medio finlandés.