El ex presidente de Perú, Alan García, fue internado en un hospital después de que se disparó en la cabeza, momentos antes de ser detenido preliminarmente por 10 días.

Su detención fue autorizada por el poder judicial que investiga al ex mandatario por los presuntos delitos de lavado de activos, tráfico de influencias y colusión en el marco del caso Odebrecht.

Según informa El Comercio, el Ministerio de Salud  (Minsa) peruano confirmó que el ex jefe de Estado ingresó de emergencia al nosocomio a las 6:45 a.m. con diagnóstico de impacto de bala con entrada y salida en la cabeza.

Además, mediante un comunicado, el Minsa detalló que “en estos momentos el paciente se encuentra en la sala de operaciones de dicho hospital desde las 7:10 a.m. Su estado es delicado y con pronóstico reservado”.

Más tarde, a las 10:05 de la mañana, según La República, “trascendió que un sacerdote ingresó al Hospital Casimiro Ulloa. Sin embargo, se desconoce si llegó para acompañar a la familia de Alan García”.

Luego, a las 10:25 a.m., el mismo medio confirmó la muerte del expresidente Alan García

La investigación contra García apunta a que este recibió presuntos aportes por parte de la constructora brasileña con el fin de financiar su campaña presidencial de 2016.

Además de la orden de detención en contra del ex presidente también se ordenó la captura de su ex ministro de Presidencia, Luis Nava.