Los espectadores de Game of Thrones en China tuvieron que conformarse con ver una versión más corta del primer capítulo de la octava temporada de la serie, luego de que éste fuera censurado en algunos momentos.

El pasado domingo la producción de HBO volvió a las pantallas con su último ciclo que comenzó con el episodio llamado “Winterfell“, el cual fue trasmitido en China por la corporación de tecnología Tercent debido a que la cadena estadounidense está bloqueada en el país asiático, según consigna Página 12.

Tras comparar la duración de la versión de HBO y la de Tercent, los espectadores notaron que la primera tiene una duración de 54 minutos, mientras que la segunda dura 48.

La escena que sufrió más censura fue la que protagonizó Bronn (Jerome Flynn), que fue mostrado junto a tres prostitutas. Sin embargo, la diferencia de minutaje reveló que otras escenas del capítulo también sufrieron cortes.