Una funcionaria administrativa de Gendarmería presentó un recurso de protección contra la institución, acusando que se han negado a respetar su nombre y sexo social.

En el recurso que fue patrocinado por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) se alega que Gendarmería se niega a incluir el nombre y sexo social de las personas trans en correos electrónicos y registros internos que están a la vista de otras personas, lo que violenta la Ley Zamudio.

Los problemas comenzaron en febrero pasado, cuando la trabajadora comunicó su transexualidad a la institución y comenzó a adecuar su estética a la identidad de género que la representa. Tras ello, la funcionaria habría tenido que lidiar con “actitudes y comentarios transfóbicos en su contra, provenientes de algunas jefaturas y de compañeros de trabajo”.

Por ello, el Movilh solicitó que se investiguen los acosos transfóbicos, además de una capacitación para todos sus funcionarios en materia de diversidad sexual y género. También se pidió que adopten las medidas necesarias para respetar el nombre y sexo social de la trabajadora.

Aunque Gendarmería accedió a la mayor parte de las demandas, rechazó que el nombre y sexo social de la funcionaria fuese respetado en el correo electrónico y registro interno. Para ello, argumentaron, la mujer debía cambiar su identidad legal. 

Sin embargo, la abogada del Movilh, Paz Becerra, sostuvo que dicha exigencia es “arbitraria e ilegal” e infringe la no discriminación estipulada en la Ley Zamudio, además de los diversos fallos que obligan a respetar el nombre y sexo social de las personas trans, independiente de si han realizado el cambio en su identidad legal.