El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, propuso entregar impunidad a los ciudadanos que eventualmente maten a un denlincuente que sea sospechoso de querer asaltarlos en la vía pública.

Bolsonaro planteó la posibilidad de emplear la figura legal “excluyente de ilicitud” para que quienes cometa el delito de homicidio contra un delincuente queden impunes ante la ley.

“Lo que yo quiero dar es el excluyente de ilicitud, no sólo a la policía, sino a usted también“, señaló el ultraderechista en una entrevista a una radio de Río de Janeiro.

El presidente brasileño, que ya había defendido la exculpabilidad de ciudadanos de areas rurales para realizar disparos en contra de quienes invadan su propiedad, agregó a su propuesta la posibilidad de que se pueda disparar en las calles de la ciudad contra un “agresor que este comprobadamente al margen de la ley y que vaya a usar su arma” en contra de la víctima.

“Y si el otro (por el delincuente) muriera?, paciencia esto (la autorización para disparar) ya ocurre en estados norteamericanos”, finalizó Bolsonaro.

Sus declaraciones ocurren a solo días de que firmara un decreto que modifica la ley de posesión de armas que permite que ciudadanos comunes puedan comprar y portar armas cortas y munición común, como las de las pistolas .40, .45 y 9 mm.