Una mujer mapuche denuncia la injustificada detención y represión que sufrió ella junto a otras mujeres de parte de Carabineros luego de la Marcha por la Defensa de las tierras ancestrales en Cañete.

La lamngen Gicelle Lepillan relató que las Fuerzas Especiales de carabineros las ahorcaron y les pegaron golpes mientras eran detenidas y que los uniformados les gritaban “no se quejen sí a ustedes les gustan los golpes, si son como animales”.

Según el relato de Lepillan, Carabineros la detuvo a ella cuando intentaba ayudar a Katterine Maricura que era sujetada por el cuello por Carabineros que la golpeaban en repetidas oportunidades. Ahí señala que es el Cabo segunda Aravena, quien la tira al suelo mediante “patadas, golpes de puño y lumazos”, además de tomarlas por el cabello parar arrojarlas al bus policial.

En el bus, los uniformados les gritaban a las mujeres mapuche “a ustedes les gusta que les peguen por eso están acá”, mientras continuaban reprimiendo a las lamngen que en repetidas oportunidades pidieron ir a constatar lesiones pero que los mismos Carabineros se negaron en aceptar.

“Repudió firmemente esta violencia racista y machista del Estado materializada en el actuar de las Fuerzas especiales de Carabineros y apoyada por los demás organismos del Estado presentes, quienes niegan nuestros derechos ancestrales, nuestro derecho a la manifestación libre en Democracia, y los derechos fundamentales como mujeres mapuche”, señaló Lepillan.