Los trabajadores de la mina Chuquicamata de Codelco denunciaron una “represión policial absoluta y dura” de parte de Fuerzas Especiales (FF.EE.) de Carabineros durante la noche de este lunes, en su cuarto día de movilización.

Los funcionarios se trasladaron en caravana para tomarse los accesos de la faena en una manifestación que ellos califican como “pacífica”, según conversó el dirigente Héctor Milla, presidente del Sindicato N° 3 con Radio Cooperativa.

“Ahí lamentablemente fuimos brutalmente reprimidos con bombas lacrimógenas y balines de goma”, acusó el dirigente.

Asimismo, Milla informó que durante la represión policial fueron detenidos cinco manifestantes y varios otros resultaron heridos.

“Hasta el momento tenemos personas intoxicadas por las lacrimógenas y que han llegado golpeadas por los balines de goma, pero gracias a Dios tenemos la ayuda de la gente del Hospital Salvador Allende; también ellos están acoplados a la huelga, así que están atendiendo a algunos”, agregó.

En esa línea, el dirigente realizó un llamado urgente al Gobierno: “Basta ya de tanto abuso. Yo hago un llamado al Gobierno para que envíen un personero urgente, no vaya a ser cosa que mañana estén lamentando muertes, porque para allá vamos“.

“Este es un llamado abierto al Gobierno: ¿ellos quieren esto? Ningún problema, pero nosotros como trabajadores de la minería y de esta empresa, que es de todos los chilenos, la vamos a saber defender”, añadió.

De cara al quinto día de movilización, la empresa ha informado que la minera continúa operando a un 50% de su capacidad. Los sindicatos acusan que se ha sobreexigido a los trabajadores no movilizados. Al mismos tiempo, aún no hay luces de negociaciones entre ambas partes.