Ante las agresiones perpetradas por funcionarios de Carabineros de Chile el día miércoles 19 de junio en la ciudad de Valdivia, contra la abogada Constanza de la Fuente y el antropólogo Cipriano Zambrano, profesionales de la Sede Regional de Los Ríos del Instituto Nacional de Derechos Humanos, la Asociación de Funcionarios y Funcionarias del INDH declara lo siguiente:

-En cumplimiento de sus funciones profesionales, y en el marco del mandato y facultades legales del Instituto Nacional de Derechos Humanos, funcionarios y funcionarias de la Sede Regional de Los Ríos realizaron su trabajo de observación en la manifestación convocada por estudiantes de la Universidad Austral, portando sus credenciales y vestimenta institucional.

-En dicho contexto, y tras un violento accionar por parte de agentes correspondientes a la dotación de Fuerzas Especiales, utilizando diversos mecanismos de represión contra las personas que se encontraban concentradas en la vía pública, los funcionarios antes mencionados fueron agredidos intencionalmente por éstos; Constanza fue agredida con escudos de servicio que en múltiples ocasiones impactaron su cuerpo, y Cipriano fue ingresado con fuerza al carro policial, siendo vulnerados en su integridad personal y denostados en sus funciones por el personal policial.

-Los anteriores son hechos inaceptables y reprochables desde todo punto de vista, que no constituyen conductas aisladas en el actuar de Carabineros de Chile, sino bien, dan cuenta del actual escenario de hostigamiento, amedrentamiento y violencia que afecta a los y las defensores de derechos humanos en Chile.

Ante aquello, recordamos que el INDH, como institución estatal autónoma de los demás poderes públicos, tiene un mandato legal ineludible y claro: la promoción y protección de derechos humanos en todo el territorio nacional. En ese contexto, parte de nuestras labores implican monitorear constantemente las situaciones en que puedan vulnerarse los derechos de las personas por parte de agentes estatales, entre las que se encuentra la observación de la función policial en el marco de la protesta social y resguardo del orden público.

Dicha función debe ajustarse estrictamente a los protocolos, normativas y estándares de derechos humanos que son del todo conocidos por la autoridad política y uniformada correspondiente. Para el ejercicio de esta labor, los/as funcionarios/as del INDH portan su identificación y vestimenta institucional, con el objeto de ser visible por todos y todas.

Como defensores/as de derechos humanos, repudiamos categóricamente la violencia policial ejercida por funcionarios de Carabineros de Chile contra nuestros compañeros en Valdivia, así como los anteriores episodios de vulneración de derechos e impedimento en el cumplimiento de la función pública que ha afectado a otros compañeros y compañeras en el ejercicio de su rol. Ejemplo de estos son las torturas sufridas por dos funcionarias en la ciudad de Antofagasta al interior de un recinto policial el año 2016, y recientemente, en la ciudad de Valparaíso, por el impacto del chorro del carro lanza aguas a un grupo de observadores de INDH en la manifestación del 1 de junio pasado, existiendo registro audiovisual de aquello.

Por lo antes expuesto, exigimos a los poderes de Estado actuar con la diligencia debida en la realización de las todas investigaciones y acciones que permitan determinar las responsabilidades penales, administrativas y políticas correspondientes, con el objetivo de evitar la impunidad en estos hechos y prevenir su repetición.

Continuaremos trabajando porque el actuar policial en nuestro país, en cada uno de sus procedimientos, se realice con estricto apego a las obligaciones asumidas por el Estado de Chile en el resguardo a la dignidad humana. Porque lo sucedido no nos intimida, nos impulsa como colectividad a continuar trabajando con fuerza y convicción en la promoción y protección de derechos humanos.