El estreno de Gemelas marca el regreso de Chilevisión al área dramática en horario estelar con buenos resultados de audiencia, ocupando el segundo lugar detrás de Mega. Esta adaptación de Educando a Nina trae a la pantalla cumbias rancheras y el mundo editorial de las revistas de moda con personajes que nos recuerdan a Amores de mercado, Ugly Betty y a El príncipe y el mendigo

Desde hace un tiempo los canales de televisión abierta vienen modificando su parrilla programática como respuesta a los cambios de consumo en las audiencias: la multiplicación de plataformas donde ver series y películas tiene a los equipos trabajando arduo para mantener la fidelidad del público. 

La apuesta de Chilevisión en este segmento es por adelantar y reducir el tiempo de su noticiero central y transmitir Gemelas, comedia de equivocaciones que narra los enredos de dos hermanas gemelas separadas al nacer. A una semana de su estreno, tanto el rating como los comentarios en redes sociales la han situado por sobre Canal 13 y TVN –este último enfrenta la crisis más severa de todas al suspender por completo su área dramática.

Al parecer la audiencia, atrapada entre los noticieros deprimentes y melodramas oscuros, se ha refugiado en la televisión por cable, Netflix y Youtube, dejando una profunda crisis que obliga a las cadenas nacionales a renovarse y modificar sus pautas de programación.

La historia de Gemelas, adaptación de la producción argentina Educando a Nina (2016), gira alrededor de la banda de cumbia ranchera Vicho y las gaviotas del norte y la revista de moda Dominga, reflejando las diferencias entre ambos mundos, uno popular y el otro exclusivo. 

Gemelas cita varios arquetipos clásicos de los culebrones latinoamericanos. Paloma Moreno muestra su versatilidad como actriz interpretando a Luchita y Dominga, dos hermanas separadas al nacer que por circunstancias de la vida ven sus roles trastocados. Luchita es corista, aspirante a cantante principal de la banda, vive en una pensión soportando las infidelidades de su novio, Vicho. Dominga, en cambio, encarna el prototipo de mujer frívola, prejuiciosa y parrandera, preocupada de su matrimonio con el escritor estrella del momento. Acaba presa en España por error, hecho que gatilla el complot, pues debido a compromisos sociales, su padre se ve forzado a reemplazarla mientras resuelve los problemas legales. Mientras Luchita se desvive por la salud de su padre que no es su padre, Dominga vive con el comentario despectivo en los labios. En este sentido, la versión argentina es mucho más deslenguada y ácida. Los malentendidos y situaciones comprometidas derivadas del intercambio de roles entre las dos hermanas van creciendo con el correr de los capítulos. 

Las tramas paralelas se desarrollan alrededor de los personajes de Cristian Arriagada y Julio Milostich. Ambos actores están en pantalla por partida doble con Verdades ocultas y Río oscuro, respectivamente. En Gemelas, Arriagada interpreta a Renzo, un escritor que despierta del coma tras sufrir un accidente, sin saber que es autor de un best seller hurtado en un plagio imperdonable, como todo plagio, por su propio hermano. Julio Milostich representa al padre de las gemelas y dueño de la revista de moda, quien por asegurar la publicación del próximo éxito de ventas convence a Luchita de sustituir a Dominga. Ambos actores muestran su lado más relajado y cómico en esta producción.

Teloneando a Tommy Rey

Al igual que en la producción transandina, el grupo de actores que interpreta a la banda grabó un disco con letras inspiradas especialmente en la teleserie. El reconocido guitarrista, compositor y productor discográfico, Hugo Manzi, integrante del trío Natalino, es el letrista de las canciones. 

El actor Francisco Gormaz personifica a Vicho, líder de las Gaviotas del norte, arquetipo del hijo mimado en exceso por su madre y manager (Berta Lasala). Además es un infiel sin remedio que “se debe a su público femenino”. 

Las canciones que interpretan en los capítulos ya están sonando en radios locales y trascendiendo la pantalla para participar en conciertos, en los que se estrenarán como teloneros de La sonora de Tommy Rey. Para conocer más del ambiente los actores fueron a conciertos de cumbia ranchera y pudieron constatar la popularidad que tiene en Chile. El gusto por este género crece entre niños, jóvenes y adultos por igual.

Nuevos hábitos de audiencia

Después de nueve meses de investigación, grabaciones y esperas para su estreno, esta teleserie ha logrado posicionarse con éxito en una franja horaria de alta competencia por el avisaje y la atención del público. 

Tanto para Chilevisión con Gemelas, como para Canal 13 con Amor a la Catalán, la comedia es el género que ha elevado sus decaídos índices de audiencia. En redes sociales los comentarios favorables celebran el humor y la ausencia de sangre por lo que esperan continúe el apoyo hasta el final, a menos que las decisiones ejecutivas modifiquen su horario, muy común en estos tiempos de cambios programáticos. El ejemplo más radical lo experimenta en estos días el elenco de Río oscuro, que luego de unos meses al aire en horario prime, a partir del 19 de agosto será transmitida a la una de la mañana.

En Televisión Nacional la situación es más crítica aún después de que sus ejecutivos anunciaran que la estación no renovará contratos con sus actores más emblemáticos como Francisco Reyes y Amparo Noguera.

Para una gran mayoría de televidentes, las noticias se han vuelto pesadas y difíciles de digerir. Cada vez es más común escuchar conversaciones sobre la última serie de moda. Entre tantos casos de corrupción y violencia al interior del país llama la atención que los canales apuesten por reducir sus noticieros en favor de las comedias. Sin embargo, hay un público minoritario que ve con suspicacia esta tendencia a la entretención liviana en tiempos en que la agenda política está en deuda con las clases sociales más trabajadoras. Por ahora el rating manda y lo que quiere el público es reír al ritmo de las cumbias y rancheras.