“Es vergonzosa su manera de dilatar”, dijo la presidenta de la comisión de Trabajo, Gael Yeomans (Convergencia Social), durante el debate de jornada laboral de 40 a 45 horas, que este lunes se discutió en dos sesiones extraordinarias.

La instancia comenzó a las 14:30 horas y el primer bloque finalizó a las 17:00 horas. Durante su exposición el titular de la cartera, Nicolás Monckeberg, apuntó varias veces a supuestas incompatibilidades en el reglamento por fijar dos sesiones seguidas, mientras otras dos iniciativas contaban con urgencia del Ejecutivo.

Lo mismo hicieron los parlamentarios del oficialismo. En un tono desafiante, varias veces interpelaron a Yeomans: “Presidenta, el reglamento, presidenta”. Incluso, parlamentarios de oposición no respetaron los turnos de habla y se extendieron por más del tiempo del que tenían disponible. Fueron momentos tensos donde se escucharon frases como “esto no es un circo”, “estamos en democracia y no en dictadura”.

Sobre el asunto del reglamento, Yeomans respondió que el tema estaba zanjado y que ambas iniciativas perdieron su urgencia: una el martes pasado y, la segunda, el sábado. Los plazos de las urgencias no se renovaron porque la Cámara estaba en receso.

No es cierto que esté incumpliendo el reglamento porque estos proyectos de ley, de los cuales han dicho que debería haberlos puesto en tabla, su urgencia venció la semana pasada. De hecho, hoy día no están estos proyectos en la comisión. Hay un error de parte de ellos de no renovar y tengo la facultad de citar para ver las mociones parlamentarias. Esto es parte de la campaña para evitar entrar al debate de fondo“, había advertido la diputada previo a la comisión.

Pero Monckeberg insistió con esto y, además, en que se trataba de un proyecto inconstitucional. Después de una serie de discusiones, el ministro mostró el reloj y dijo que no era suficiente el tiempo que le quedaba para seguir exponiendo. Tenía media hora.

Esto causó enojo entre los parlamentarios de la oposición quienes señalaron que intentaba perder el tiempo. Pero el ministro siguió mostrando las diapositivas en contra al proyecto, y reiterando las ideas.

Yeomans, finalmente, acusó una actitud obstruccionista y, a través de sus redes sociales, sostuvo que “en el oficialismo nuevamente buscaron que sesión de hoy fracasara para que proyecto de no avanzara justificando arbitrariamente cuestiones reglamentarias“. 

Discusión en particular

Antes de iniciar la discusión en particular, nuevamente el diputado Alejandro Santana (RN) reiteró sus intenciones de aclarar si ambas sesiones se ajustaban al reglamento.

“Sabemos que las urgencias molestan, pero están en la Constitución. No torzamos mañosamente la mano a la ley orgánica del Congreso que establece una normativa precisa para construir las tablas”, cuestionó.

Sin embargo, fue el secretario de la comisión quien esta vez aclaró que los plazos estaban vencidos.

Finalmente, con siete votos a favor – con el apoyo de la DC- y seis en contra, el proyecto fue aprobado y será revisado en la Sala.