Cultura

“Pieza amoblada” de Valentina Vlanco: La prensa amarilla de los matinales en clave de novela

Por: Pablo Rivas / Publicado: 07.10.2019
valentina /
Mientras existe una baja extensión de lugares y participantes de la ficción, su intención temática es profunda, reflexiva y contemporánea. Otra cualidad de la novela, es la insinuación de lo trágico como captación para transmitir lo que sucede entre los personajes y que es de interés de la prensa amarilla, usando como figuras un cuchillo ensangrentado, agua con sangre y la policía.

La novela comienza rápido. A sus pocas páginas se insinúa un suceso trágico, incluyendo vuelcos que provocan atracción por el desarrollo de la trama, llevando al lector a un cautiverio por conocer la develación de lo trágico. La autora, Valentina Vlanco, usa la prensa amarilla de los matinales para la cobertura mediática de lo que sucede, manteniendo la inquietud en el lector. Todo lo anterior, se hace por medio de una narración muy meditativa del personaje principal, Sara, quien piensa lo que ve por la televisión, hablando en voz baja, también directamente, y en algunos casos, comentando lo que hacen los otros personajes.

El lugar principal y casi único de la narración es una casa ubicada en la comuna de Ñuñoa, la que luego de ser exhibida y ofrecida para su venta, es vuelta a habitar por Sara, hija de la difunta dueña. Se suma a ella Simón, su marido; Teresa, la empleada doméstica de la familia; y Pía, la arrendataria de una Pieza amoblada, dando título a la obra.

El matrimonio entre Sara y Simón, desgastado por el tiempo y carente de un algún anhelo común, llevó a que ambos perdieran en interés. Mientras ella visitó a su hermana en La Serena y pidió no tener contacto con persona alguna, él inició una relación, encontrado cariño y vitalidad sexual. Sin embargo, la salida de Simón de la casa y el fin del matrimonio no fue por la infidelidad, sino por que él con su amante engendraron un niño.

Sucedido lo anterior, quedan las tres mujeres en la casa, variando la ruptura emocional o física de cada una, ya que no son constantes y suelen ser contradictorias: el tormento de una, es el gozo de la otra. De hecho, mientras una escapa para mantener su nueva realidad, la otra escapa para cambiarla –una misma estrategia pero con distinto objetivo–; una está templada e integra, la otra destrozada y atemorizada. No están rotas ni presas –como indica la contratapa– ellas cambian sus ánimos, entereza e integridad durante el libro. Al igual que la vida, no se puede generalizar, las tres van cambiando su situación material y emocional.

La actualidad de los temas tratados en la novela, como el matrimonio, la separación, la familia, los hijos, el aborto, entre otros varios, permiten una identificación íntima con los mismos.

Existe un embotellamiento y técnica cinematográfica durante el relato escrito, es decir, más de una idea, más de un personaje y más de un lugar en un mismo párrafo o en párrafos consecutivos, funcionando con claridad. En este sentido, el lector no se pierde en la identificación de cada personaje. Al mismo tiempo, el desorden cronológico de la ficción se entiende, el cambio de tiempo de volver al pasado desde el presente para explicar lo que sucede hoy, no confunde la temporalidad. Se suma la asimetría de la prosa, que mayoritariamente está en párrafos horizontales, pero también en párrafos de columnas, donde los personajes hablan directamente en la televisión, siendo algo poco frecuente y que resulta al ser leído, otra vez, se logra la identificación del personaje.

Una cualidad de Pieza amoblada de Valentina Vlanco, es que mientras existe una baja extensión de lugares y participantes de la ficción, su intención temática es profunda, reflexiva y contemporánea. Otra cualidad, es la insinuación de lo trágico como captación para transmitir lo que sucede entre los personajes y que es de interés de la prensa amarilla, usando como figuras un cuchillo ensangrentado, agua con sangre y la policía. La contratapa del libro, señala que la obra es sobre “mujeres rotas y presas” lo cual no es capaz de explicar la variabilidad de la ficción, que entretiene y hace pensar.

Pieza amoblada

Valentina Vlanco,

Editorial Cuneta

152 páginas

Precio de referencia $11 000

Contenido relacionado

“Adiós señor presidente”: La sátira política que aterriza en el Teatro Nacional Chileno

Alex Anwandter realizará concierto con recaudación para Cruz Roja

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.
Te puede interesar

“Rec” de David Bustos: el lápiz en el ojo

“Estampida” de Bernardita Bravo: La indeseable maternidad