Cartas

Libros contra la injusticia

Por: Cooperativa de Editores de la Furia / Publicado: 23.10.2019
Tanque-de-libros /
Objetamos también el papel que han llevado a cabo los medios de comunicación oficialista, quienes han sido responsables directos de aumentar el miedo y la división entre la población civil, buscando así deslegitimar un movimiento que alcanza adhesión de gran parte de la ciudadanía. Los conminamos a no guardar silencio ante lo que ocurre con nuestros compañeros y compañeras de regiones, donde la represión se ha desatado con más ensañamiento e impunidad.

En el marco del actual estado de excepción y toque de queda en el que se encuentra gran parte del país, como Cooperativa de Editores de la Furia no podemos quedarnos al margen, más aún cuando nuestro oficio se relaciona con la palabra y con la persistencia de la memoria, y cuando vemos en nuestros libros un arma con la cual luchar contra las injusticias como las que ocurren en este momento.

Declaramos nuestro más absoluto repudio a las medidas tomadas por el gobierno, mediante el Ministerio del Interior, las que en nada contribuyen a generar el clima de paz que se pretende. Rechazamos las palabras del Ministro Andrés Chadwick, quien se ha referido a los manifestantes de manera sistemática como vándalos, haciendo caso omiso a los motivos de fondo de las manifestaciones, y obviando la existencia de concentraciones que nada tienen de vandálicas. Vemos en el actuar del ministerio y del gobierno una réplica de las técnicas utilizadas en la dictadura cívico-militar que azotó a Chile hace más de treinta años. Destacamos la cantidad de manifestaciones que se han realizado en Santiago y en las distintas regiones del país, las que superan con creces el número de saqueos y quemas de supermercados a los que hacen referencia desde el gobierno. Centrar la atención en estas últimas acciones responde a una necesidad de justificar medidas de represión cada vez más perversas, y desviar así la atención del fondo de estas movilizaciones. No vemos ningún tipo de voluntad de diálogo por parte de las autoridades.

Objetamos también el papel que han llevado a cabo los medios de comunicación oficialista, quienes han sido responsables directos de aumentar el miedo y la división entre la población civil, buscando así deslegitimar un movimiento que alcanza adhesión de gran parte de la ciudadanía. Los conminamos a no guardar silencio ante lo que ocurre con nuestros compañeros y compañeras de regiones, donde la represión se ha desatado con más ensañamiento e impunidad.

Hacemos un llamado a los distintos dirigentes políticos de oposición a transformarse en una contraparte firme a las medidas que instala el gobierno hoy. Hacemos un llamado a escritoras y escritores, poetas, editores y editoras, y al gran mundo lector a estar atentos a la desinformación que proporciona el oficialismo.

Exigimos que se convoque a una mesa de diálogo con los diferentes sindicatos, agrupaciones ciudadanas, barriales, asociaciones de artistas y de actores del mundo de la cultura. Las manifestaciones actuales no solo tienen que ver con el alza del pasaje en la red de Metro, sino con los abusos sistemáticos a los que hemos sido sometidos como sociedad, abusos amparados en una Constitución creada en dictadura y diseñada para perpetuar un modelo que solo ha anquilosado la precarización de la vida y saqueo de nuestros recursos.

Nos duele Chile, pero creemos que este alzamiento popular responde al cansancio y nos llena de esperanzas en que las condiciones de vida se traduzcan en una sola palabra: DIGNIDAD.

Contenido relacionado

Actores del mundo social, político e intelectual llaman a responder a las demandas del país

Homenaje al Negro Matapacos

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.
Te puede interesar

Primavera del Libro: Lanzan mapa comparativo de políticas públicas en 8 países

Fallo histórico de la CIDH: Estado de Chile es responsable por vulneración a la dignidad de ex monja lesbiana

Chico Buarque, la dictadura chilena y los Vengadores gays: los casos de censura que marcan el autoritarismo en el Brasil de Bolsonaro