Proteger a los bosques nativos actuales aporta beneficios de carbono netos inmediatos