fbpx
Sonidos

Vaughan Oliver, el héroe del diseño de 4AD

Por: César Tudela / Publicado: 30.12.2019
Vaughan Oliver, el héroe del diseño de 4AD Vaughan Oliver / Luca Giorietto
Conocido por su exquisito trabajo para el sello independiente británico 4AD, Vaughan Oliver fue un artista que, como pocos en el área, entendió que el arte de una carátula es una extensión visual de la música encapsula en los discos. El pasado domingo en la mañana, se comunicó su fallecimiento por causas que aún se desconocen.

La mañana del pasado domingo, el mundo de la gráfica y la música se enteraban de la pérdida de uno de sus bastiones. “Vaughan Oliver murió hoy pacíficamente, con su compañero Lee a su lado”, escribió en sus redes sociales el escritor y amigo de Oliver, Adrian Shaughnessy. El diseñador inglés fue conocido por otorgarle visualidad a los sonidos de los artistas de legendaria impronta como Pixies, Cocteau Twins, The Breeders, TV On the Radio, Dead Can Dance, Scott Walker y unos cuantos más, a través de las carátulas y arte de sus discos. Sin duda, uno de los mejores diseñadores de portadas de la historia de la música pop.

Oliver nació en 1957 en la ciudad de Sedgefield (al norte de Inglaterra) y estudió diseño gráfico en la Universidad Politécnica de Newcastle. “Era un muchacho de clase trabajadora de un pueblo aburrido”, dijo en una entrevista en 2014, y añadía sobre su crianza que “no tenía un capital cultural real, mis padres no estaban realmente interesados ​​en nada inusual: todo el conocimiento artístico lo obtuve a través de las carátulas de discos. Fue una forma democrática de descubrir el arte“. A fines de los 70, se mudó a Londres, donde conoció a Ivo Watts-Russell, el fundador de 4AD Records, uno de los más insignes sellos independientes británicos, donde se convirtió en su primer empleado en 1982. “Diseñó su primera carátula para el single ‘Gathering dust’ de Modern English en 1980, antes de crear obras icónicas (…) The Guardian dijo que sus diseños eran «abstractos, oníricos, elegantes» y no estaban equivocados”, dice hoy el home de la web oficial de la discográfica.

Portada single ‘Gathering dust’ de Modern English

Para el publicista y diseñador creativo del estudio Medu1a, Jean-Pierre Cabañas, las características del prolífico trabajo de Oliver es “potente e infalible, al utilizar dos recursos de manera notable: la fotografía como impacto en función del diseño, más la destreza tipográfica para comunicar e identificar eficientemente a cada artista”. Y así fue. Como diseñador exclusivo de 4AD, creó la estética con la que el sello se conoció gráficamente y creó obras de arte que ayudaron a sus artistas a definirlos como proveedores de música oscura y compleja en el submundo del rock alternativo. Con su audaz simbolismo alusivo y misterioso, convirtió algunas de sus portadas en las más veneradas en el rock moderno. “Me gusta elevar lo banal a través del surrealismo (…) El misterio y la ambigüedad son armas importantes en el arsenal de un diseñador”, decía el diseñador que se inspiró por artistas como Salvador Dalí y Francis Bacon.

El legado del trabajo de Oliver, según Cabañas, “radica en generar una identidad, más que sólo diseñar, en cada proyecto musical que realizó. Pudo generar códigos visuales fuertes que se hacen imposibles de separar en algunas bandas, sobre todo en la discografía de Pixies”. Al respecto, en entrevista para Culto, el fotógrafo de la banda oriunda de Boston y de 4AD,Simon Larbalestier, se refirió al trabajo de Oliver y cuál era su punto de encuentro con él: “me atrajo mucho el uso de las texturas, y luego descubrí que Vaughan había estado en el mismo curso de diseño gráfico que yo estaba estudiando (…) Compartíamos el lado oscuro de la vida y el mundo de David Lynch“. El crítico de música Nuno Veloso –autor de la citada entrevista–, también hace una interesante analogía sobre la identidad visual que el fallecido diseñador logró a través de su obra, tan importante como la música misma, en una época donde los detalles seguían importando: “Vaughan Oliver era a los 80 y 90 lo que fue Storm Thorgerson a los 70. Los discos no solo son música, son portales a otro universo. Vaughan entendió eso como pocos. Su muerte, en este mundo donde las portadas de los discos han pasado a ser un cuadrado de dos por dos centímetros en la pantalla de un teléfono, es un golpe bajo. Se fue un genio”.

La primera impresión

El texto en homenaje de 4AD a su icónico diseñador también hace una concluyente declaración respecto a su trabajo: “No había nadie más como él. Sin Vaughan, 4AD no sería 4AD y no es una subestimación decir que su estilo también ayudó a dar forma al diseño gráfico a fines del siglo XX … nos dio a nosotros como sello y a nuestros músicos una identidad y una voz”.

Entre sus diseños más famosos y destacados, sin duda están las portadas de los discos de Pixies, desde el EP “Come on Pilgrim” (1987) hasta su más reciente álbum “Beneath the Eyrie”, pasando por las obras cumbres “Surfer Rosa” (1988) y “Doolittle” (1989), y el boxset “Minotaur” (2009). “Lo que hizo junto a Simon Larbalestier con Pixies siempre fue pensado para mirarte de frente y torcer el mundo”, explica Veloso sobre el trabajo en conjunto que Oliver desarrollo con el fotógrafo inglés. Al arte visual estampado a la obra de la banda de Black Francis, también se debe contar lo realizado con “Treasure” de Cocteau Twins o “The Drift” de Scott Walker, así también su trabajo para artistas fuera de 4AD, como el álbum “Razorblade Suitcase” (1996) de Bush y “Crazy Clown Time” (2011), el disco del ecléctico director de cine David Lynch; y sus obras para clientes comerciales como L’Oréal y los Juegos Olímpicos de Londres 2012, además de dirigir algunos anuncios de televisión para Microsoft y Sony. Un todo terreno del arte visual.

Gran parte del mejor trabajo de Oliver se ha recopilado en varios formatos físicos a lo largo de los años, incluidos calendarios, pero destaca la publicación mayor realizada en 2018: un libro de dos volúmenes que compila no solo el resultado final de sus creaciones, sino todo el proceso: “Vaughan Oliver: Archive”. Co-editado junto a su amigo y también diseñador Adrian Shaughnessy, es descrito como “una casa del tesoro de delicias gráficas”, ya que Oliver guardó todos sus bocetos y maquetas, o como dice la descripción del libro: “las cosas que otros diseñadores tiran: pruebas, hojas de ejecución, etiquetas de papel para discos de vinilo, obras de arte originales para portadas de álbumes clásicos, videos y libros”.

Vaughan Oliver en Lealey Universuty

La obra de Vaughan Oliver –impactante y  surrealista– es y será increíblemente influyentes en una escena centrada en la imagen, que alentaba a las bandas a ser diferentes y explorar sus curiosidades más íntimas.

Contenido Relacionado
El día que conocí a Cerati: Gracias por venir

El día que conocí a Cerati: Gracias por venir

De La Calle Pa La Calle: 40 artistas apoyan 5 ollas comunes de Santiago

De La Calle Pa La Calle: 40 artistas apoyan 5 ollas comunes de Santiago

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.