Nacional

Entre manifestaciones y arte de la revuelta: Así se inauguró el Museo del Estallido Social

Por: Por Karen Astorga Tejerina | Publicado: 22.10.2020
Entre manifestaciones y arte de la revuelta: Así se inauguró el Museo del Estallido Social Museo del Estallido Social | Rodrigo Riveros
El pasado fin de semana, el Museo del Estallido Social, ubicado a pasos de la Plaza de la Dignidad, fue inaugurado para mostrar a sus asistentes los distintos ribetes que ha tenido la revuelta social que ya cumplió un año. El horror, represión y la memoria por los caídos, confluyen al mismo tiempo con el color, la amistad, esperanzas y el arte callejero que algunos connotados, y otros anónimos, dejaron en las calles, pidiendo al mismo tiempo justicia, igualdad y dignidad.

Al mediodía del sábado 17 de octubre, a la hora en que el Museo del Estallido Social se disponía a abrir sus puertas a diversos invitados, en Plaza Dignidad desde la mañana del mismo día los manifestantes buscaban un espacio cercano al rojo caballo y su solitario jinete, quienes desde hace meses venían siendo intervenidos con este simbólico color en honor a las víctimas del estallido social.

El puente Pío Nono se encontraba con sus dos veredas rodeadas de uniformados.  Días antes, en ese lugar un joven de 16 años había sido “empujado” por carabineros al lecho del río y, paradojas de la revuelta, el primer rescatista voluntario que llegó a salvarle la vida era un colocolino, a quien esta vez le tocaba salvar a un joven chuncho, iniciándose una particular amistad, más allá y por sobre las antiguas diferencias deportivas.

Ese mismo sábado, las veredas de Bellavista se mantenían vacías y silenciosas. Algunos locatarios decidían subir sus cortinas y otros mantenerlas abajo, algunos perros se despertaban con el sol de la mañana y se dirigían animosos hacia cualquier persona que por el lugar transitara.

[Te puede interesar]: Revisa el completo especial que El Desconcierto hizo para este Plebiscito

Pasado el mediodía, el espacio del Museo se mantenía en calma. Lentamente los invitados comenzaban a llegar por calle Dardignac, siendo recibidos por Marcel Solá, artista, museólogo y gestor de este proyecto, quien junto a un grupo de colaboradores entre ellos «Patio de Arte» (escultores) y otros de diversas áreas, daban la bienvenida a los artistas e invitados.

Apenas ingresar al Museo, se encontraban con una gran escultura del negro Matapacos, que coronaba el salón y era acompañada por las figuras esculpidas en madera de Chamán de Tilama  (cultura Diaguita), Espíritu Selk´Nam y Domamüll, inspiradas en el valor cultural y político de la escultura de madera de la cultura mapuche llamada «chemamüll» o «gente de madera», que habían sido instaladas y luego  quemadas en Plaza Dignidad.

Foto: Pablo Zamorano @locopek

La inauguración, o mejor, el rito de iniciación del Museo, comenzaba su apertura con las sahumadoras; quienes primero armonizaron el espacio “limpiándolo y bendiciéndolo” además de elevar rezos de protección, amor y sostén para este espacio y para todo lo que representa.

Las sahumadoras venían al Museo del Estallido Social a realizar sus caminatas sagradas, que buscan despertar los territorios.  Roxana nos cuenta que, en muchas culturas a lo largo del tiempo, se ha caminado sagradamente sobre la tierra, para volver a transitar por los caminos de los ancestros y conectarse con el poder de la tierra.

Ellas dicen que al caminar estas rutas en absoluto silencio, portando el sagrado sahumador , el humo puede reestablecer, ordenar lo revuelto, apaciguar, cortar de raíz el dolor, la rabia, y de esa forma, ir sanando, transmutando esas vibraciones negativas, bendiciendo, poniendo luz en esos espacios marcados por la violencia, la represión o el abuso de la madre tierra. Todo esto, por cierto, inspirado por las hermanas del “Círculo de las Reginas de México”.

Importantes artistas e invitados como Nano Stern y Coral Rojo junto a Julián Herreros coronaron con cantos la poderosa tarde.  Julián además había realizado la obra el “Altar a los caídos” que se encuentra en el Museo.

Los invitados recorrían con admiración el Museo, que en sus muros aloja los escudos y obras de arte que cubrieron las calles y avenidas de Santiago en pleno estallido.

Obras que desaparecían por las noches abrazadas de ignorancia y renacían al día siguiente cobijadas de esperanza.

Para Marcel Solá, el rito de inicio del Museo debía realzar el lugar de la naturaleza, poniéndola al centro del conjunto de demandas que se expresan en el estallido, por lo que estaban presentes organizaciones ligadas a la naturaleza y las demandas medioambientales como Modatima, No a Alto Maipo y colectivos de agroecología comunitaria, entre otras.

Pero también debían estar presentes otras causas y resistencias. De esta forma, asistieron: Alejandra Bustos (Red Feminista de Chilenas Migrantes) Carolina Pirilla (Feminismo Comunitario ABYAYALA Población Lo Hermida), Fabiola Manríquez Morales (Londres 38, Espacio de Memorias) Agustina Boccio (Bordando Resistencia), Raquel Torres (Mujeres Autoconvocadas 18 de octubre) Juan Carlos Castro (Frente Cacerola) Marcos Faure y Antonia Santos (ACES) y Patio de Arte.

También se rindieron unas palabras para “La Negra”, compañera del Negro Matapacos, creada por iniciativa del Museo, pero que no estaba en la inauguración debido a que fue invitada a participar de la conmemoración del 18 de octubre a Antofagasta.

La Negra fue diseñada y creada por el mismo equipo creador del Matapacos y “adoptada” por una especial colaboradora, quién gestionó y convocó en Antofagasta, el recibimiento y cuidado de esta especial compañera que, con su gran tamaño y forma, llevó alegrías y esperanza a esa ciudad que ha vivido el abandono y la lenta agonía de sus habitantes, que se envenenan cada vez que beben y dan de beber sus aguas.

Finalmente, el encuentro contó con la participación de Patricia Dedos Verdes y la organización No al Alto Maipo, quienes fueron distinguidas con el reconocimiento “Cacerolazo con Memoria” @cacerolazoconmemoria.

Al terminar las presentaciones, los artistas e invitados pudieron compartir y comentar las obras en exposición y la diversidad de procesos creativos que tienen expresión en el Museo del Estallido Social.

Foto: Rodrigo Riveros

 

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.