Opinión

Niñez y matrimonio igualitario: ¿otra falsa promesa?

Por: Nicole Martínez y June García | Publicado: 09.06.2021
Niñez y matrimonio igualitario: ¿otra falsa promesa? |
En la última Cuenta Pública el presidente Sebastián Piñera vuelve a mencionar una de sus principales promesas de campaña, “los niños primeros en la fila”, y propone dar suma urgencia al proyecto de Ley de Matrimonio Igualitario impulsado en el gobierno de Michelle Bachelet. ¿Aprobarán los diputados y senadores de Chile Vamos que el proyecto de matrimonio igualitario incluya la posibilidad de adopción? ¿o estaremos ante uno más de los falsos compromisos de este gobierno? Esperemos que esto no sea otro eslogan más en un sinfín de promesas incumplidas para la niñez chilena.

En abril de 2015 se promulgó en Chile el Acuerdo de Unión Civil (AUC), que permite uniones entre parejas homosexuales y lesbianas. Luego, el primer trimestre de 2017 la (ex) presidenta Michelle Bachelet envió al congreso el Proyecto de Matrimonio Igualitario. A cuatro años de inactividad de este proyecto, cabe preguntarse: ¿cuál es su importancia? Sin duda, lo más importante es que, a diferencia del AUC, permite la adopción homo y lesbomaternal. En efecto, este proyecto modificaría el concepto de filiación, apuntando a que toda persona o pareja podrá tener custodia de hijos, al margen de su orientación sexual o identidad de género. Además, el proyecto permitiría técnicas de reproducción asistida para parejas de mujeres y eliminaría la homosexualidad como causal de divorcio.

Si observamos la cruda realidad de los niños, niñas y adolescentes (NNA) que ingresan al área de adopción del Sename, podemos notar el abandono por parte del Estado. Las cifras muestran que, en los últimos cinco años, la tasa de adopción se ha reducido en un 45%. A su vez, entre enero y septiembre del año 2020 se realizaron 506 ingresos al área de adopción del Sename, concretando tan sólo 165 enlaces de adopción, es decir, sólo un 33% del total. La cosa se pone más escalofriante cuando, según datos de la misma institución, de este universo de adopciones, 12 NNA fueron adoptados por personas solteras y sólo 3 por personas divorciadas, evidenciando un claro prejuicio contra los diversos tipos de familias existentes en nuestro país, cuestión que sólo se explica por la dominación de una ideología conservadora.

Por otra parte, en el mismo periodo del año 2020 se celebraron en Chile alrededor de 35.000 Acuerdos de Unión Civil, de los cuales cerca de 7.350 serían uniones homosexuales o lesbianas. Independiente del proyecto de vida que tengan estas parejas, sería sensato plantear que estas uniones, estables ante la ley, tengan la oportunidad de adoptar, sobre todo considerando la alta población infantil y adolescente que espera ser adoptada y a la que, como ha quedado en evidencia los últimos años, el Estado no es capaz de proteger.

Así, el matrimonio igualitario no sólo es de vital importancia para lograr la igualdad y no discriminación de parejas homosexuales y lesbianas, sino que también es relevante para la niñez y adolescencia. Chile debe avanzar hacia el siglo XXI, aceptando que existen diversos vínculos y tipos de familias. Es egoísta quitarle el derecho a los niños, niñas y adolescentes de ser protegidos y amados, sin mencionar que es una pésima política pública.

Pues bien, en la última Cuenta Pública el presidente Sebastián Piñera vuelve a mencionar una de sus principales promesas de campaña, “los niños primeros en la fila”, y propone dar suma urgencia al proyecto de Ley de Matrimonio Igualitario. Entonces, ¿aprobarán los diputados y senadores de Chile Vamos que el proyecto de matrimonio igualitario incluya la posibilidad de adopción? ¿o estaremos ante uno más de los falsos compromisos de este gobierno? Esperemos que esto no sea otro eslogan más en un sinfín de promesas incumplidas para la niñez chilena.

Nicole Martínez y June García
Nicole Martínez es ingeniera civil y magíster en Gestión y Políticas Públicas; fue vicepresidenta de la FECH. June García es escritora y comunicadora.