Opinión

Antineoliberalismo y posneoliberalismo

Por: Emir Sader | Publicado: 15.05.2022
Antineoliberalismo y posneoliberalismo Lula y Petro en 2013 | Cortesía Alcaldía de Bogotá
La posible elección de Presidentes antineoliberales en Colombia y Brasil proyecta una mayoría nunca antes existente en el continente. Habrá una fuerte alianza política entre estos gobiernos, con México, Brasil y Argentina unidos por primera vez. Esta alianza debe ser la base para la construcción de un modelo no sólo de resistencia al neoliberalismo, sino de superación del neoliberalismo. No sólo antineoliberal, sino posneoliberal.

Tan pronto como surgieron gobiernos que se oponían a los gobiernos neoliberales, hubo una discusión sobre qué carácter tenían estos gobiernos.

Pronto propuse que los llamáramos gobiernos antineoliberales. Con tres características que los diferencian de los gobiernos neoliberales:

  • La prioridad de las políticas sociales en lugar de la prioridad de los ajustes fiscales.
  • La prioridad de los procesos de integración regional y las relaciones Sur-Sur, en particular con China, en lugar de todos los Tratados de Libre Comercio con los Estados Unidos.
  • El rescate del papel activo del Estado, en la inducción del crecimiento económico y en la aplicación de políticas sociales, además de regular la economía, más que la centralidad del mercado y el libre comercio.

Surgieron varios gobiernos -Venezuela, Brasil, Argentina, Uruguay, Bolivia, Ecuador- que, de una u otra manera, se opusieron al neoliberalismo, generalmente con estas características. Luego se agregaron México, Honduras, Perú y Chile.

Formaron un conjunto único en el mundo de gobiernos que se oponían al neoliberalismo, después de que América Latina fuera el continente con más gobiernos neoliberales y en sus modalidades más radicales.

Fueron caracterizados como gobiernos antineoliberales, por las razones señaladas anteriormente, pero todavía no podemos caracterizarlos como gobiernos posneoliberales… ¿por qué razones?

En el mundo, el modelo neoliberal aún prevalece, aunque algunos gobiernos toman medidas que de alguna manera salen de los trajes neoliberales. La economía capitalista mundial sigue siendo neoliberal. La derecha no tiene otro modelo. Y los gobiernos de la democracia social no tienen una política económica que supere al neoliberalismo.

Cuando la derecha, después de ser desplazada del gobierno, regresa al poder -como sucedió con Mauricio Macri, en el caso de Argentina- retoma la misma política neoliberal de la década de 1990, revelando cómo esta es su única política para este periodo histórico.

Los gobiernos antineoliberales aún no pueden caracterizarse como “posneoliberales” porque la economía de sus países está dominada por el capital financiero, con sus actividades centralmente especulativas.

Los países que tienen políticas económicas diferentes, con un papel destacado del Estado, con prioridad de políticas sociales, que favorecen los procesos de integración regional, difieren claramente de otros. Pero no tienen la fuerza suficiente para construir un modelo distinto de superación del neoliberalismo. Todavía reaccionan al neoliberalismo.

En los gobiernos progresistas, hasta ahora, en América Latina sobreviven los elementos económicos característicos del neoliberalismo. El papel hegemónico del capital financiero no fue capaz de romperse, con sus características marcadamente especulativas. Sin romper este eje de la economía, que define un periodo de recesión, no será posible retomar un ciclo expansivo, indispensable para rescatar las políticas de distribución del ingreso.

La posible elección de Presidentes antineoliberales en Colombia y Brasil proyecta, en la tercera década del siglo, una mayoría nunca antes existente en el continente. Habrá una fuerte alianza política entre estos gobiernos, con México, Brasil y Argentina unidos por primera vez. Pero esta alianza tiene que ser la base para la construcción de un modelo no sólo de resistencia al neoliberalismo, sino de superación del neoliberalismo. No sólo antineoliberal, sino posneoliberal.

¿Qué significaría eso? Se trataría de economías que desplazan el predominio del capital financiero, en su modalidad especulativa, como eje de la economía. Significa el paso a un periodo histórico en el que avanza la construcción de Estados centrados en la esfera pública. Significa la construcción, en América Latina, de economías integradas, con políticas económicas comunes, con una moneda común, con un Banco Central común.

Es necesario aprovechar la alianza política de la gran mayoría de gobiernos del continente latinoamericano para pasar del antineoliberalismo al posneoliberalismo.

Emir Sader
Sociólogo brasileño.