Opinión

Orgullo es protesta, democracia y justicia

Por: Camila Musante | Publicado: 28.06.2022
Orgullo es protesta, democracia y justicia |
En el programa de gobierno de Boric las mujeres y disidencias sexuales tienen un espacio relevante y pueden verse favorecidas con el impulso. Lo anterior queda reflejado en el llamado Plan Nacional de Derechos Sociales LGBTIAQ+, dentro del que se destaca una Ley Integral Trans.

En el día del orgullo LGBTIQA+ es vital reconocer la importancia de la presencia de la comunidad en los distintos espacios de lucha para el reconocimiento y garantía de sus derechos. En este ciclo político las diversidades sexuales y de género nos hemos tomado los distintos espacios, para poner en agenda nacional a la comunidad LGBTIQA+. Desde las calles hasta la Convención Constitucional, pasando por el gobierno y el Congreso, nuestro país se viste de todos los colores que pueden caber en una bandera.

Red de Constituyentes Disidentes. Fue el primer colectivo que se conforma dentro de un espacio institucional integrado por representantes populares. Más allá de la frontera de los partidos y/o bloques políticos, al alero de la Convención Constitucional se conformó un grupo de constituyentes cuya bandera de lucha traspasa la discusión constituyente. Este es el caso de la llamada Red de Constituyentes Disidentes, conformada por ocho convencionales pertenecientes a la diversidad sexual y que se han organizado con el objetivo de plasmar, en la futura Carta Fundamental, las demandas de inclusión de un sector históricamente marginado.

Producto de este trabajo articulado, el borrador de la nueva Constitución consagra 21 artículos que abordan temáticas como derecho a los cuidados, igualdad sustancial, derechos sexuales y reproductivos, derecho a una vida libre de violencias, que vienen a reivindicar a la comunidad LGBTIQA+.

Dentro de los 21 artículos destaca el principio preventivo para la erradicación de la violencia contra mujeres, disidencias y diversidades sexo genéricas, en todas sus manifestaciones y ámbitos dentro del Sistema de Justicia; el derecho a la educación sexual integral; el derecho a decidir de forma libre, autónoma e informada sobre el propio cuerpo, sobre el ejercicio de la sexualidad, la reproducción, el placer y la anticoncepción; y el reconocimiento y protección estatal a todas las familias en sus diversas formas, expresiones y modos de vida, no restringiéndose a vínculos exclusivamente filiativos y consanguíneos.

Bancada disidente en el Congreso Nacional. Por primera vez en la historia de Chile la diversidad sexual llega al Congreso. Conformada por nosotras cuatro, la bancada disidente es una expresión del reordenamiento del tablero político. Si bien, junto a Emilia, Marcela y Francisca, pertenecemos a la bancada de Apruebo Dignidad, cada una de nosotras tiene distintas militancias (tanto de partidos políticos como de organizaciones sociales) y nos hemos articulado políticamente en pos de impulsar una agenda legislativa que defienda los derechos de nuestra comunidad. Para avanzar en la agenda legislativa antidiscriminación, las modificaciones a la Ley de Identidad de Género, en materia de educación sexual integral, perspectiva de género e integración de disidencias sexuales y de género que permee la institucionalidad.

La democracia en nuestro país no tiene sentido si no están representados sectores fundamentales de nuestra sociedad. Cuando hablamos de democracia feminista, hablamos de integrar a los grupos y comunidades históricamente marginadas. La paridad, la integración de los pueblos originarios, de nuestra comunidad LGBTIQA+, de las personas que tienen algún tipo de discapacidad. Todos esos grupos no han podido integrar los espacios de toma de decisiones y sin ellos no tenemos verdaderamente una democracia.

Gabinete paritario y disidente. Con 14 mujeres y 10 hombres, una tercera parte conformada por independientes y dos personas pertenecientes a la comunidad LGBTIQ+, el gabinete de Gabriel Boric logra cumplir con sus promesas de diversidad.

La futbolista, profesora de educación física y ex integrante la selección chilena de Fútbol Alexandra Benado lidera el Ministerio del Deporte, convirtiéndose además en la primera ministra abiertamente lesbiana. Por su parte, el Ministerio de Educación está encabezado por el profesor Marco Antonio Ávila, el primer ministro reconocidamente gay en llegar al gobierno como ministro de Estado.

En el programa de gobierno de Boric las mujeres y disidencias sexuales tienen un espacio relevante y pueden verse favorecidas con el impulso. Lo anterior queda reflejado en el llamado Plan Nacional de Derechos Sociales LGBTIAQ+, dentro del que se destaca una Ley Integral Trans que garantice el fin de las exclusiones, discriminaciones e injusticias históricas de las que han sido víctimas las personas trans; la promoción y la participación de la población LGBTIAQ+ en las instancias de representación sindical, incluyendo negociaciones colectivas, independientemente del régimen laboral; y una política educacional no sexista e inclusiva.

Las calles. El día sábado 25 las calles de Santiago de Chile se inundaron de colores. La Marcha del Orgullo convocó a más de 80 mil personas que se reunieron para gritar fuerte y claro: No más represión ni odio hacia la comunidad LGBTIQA+.

En nuestro país aún tenemos una última ley homofóbica vigente que derogar: el caso del artículo 365 del Código Penal, que tipifica las prácticas de sodomía como un delito. Y tenemos muchísimas normas en las que avanzar. Es urgente reformar la Ley Antidiscriminación, de manera que efectivamente prevenga y repare a las víctimas y abra paso a la creación de una institucionalidad antidiscriminatoria. Es urgente garantizar el cese de toda violencia en razón de la orientación sexual, identidad y/o expresión de género. Es prioritario resguardar la igualdad, la justicia y el cese de las violencias. Es urgente y prioritario porque de ello depende la vida de las personas LGBTIQA+.

El año 2019 quedó registrado como el más violento en la historia según informe del Movilh: los casos y denuncias por homofobia y transfobia se incrementaron un 58%, con 1.103 atropellos, la cifra más alta conocida hasta la fecha, según el XVIII Informe Anual de Derechos Humanos de la Diversidad Sexual y de Género.

La irrupción de la ultraderecha en el escenario político nacional nos pone en un escenario complejo. Dan marcha hacia adelante los discursos de odio que dan piso a que las agresiones a la comunidad LGBTIQA+ sean avaladas, aceptadas socialmente. Las vidas de las diversidades sexuales y de género quedan aún más expuestas a los crímenes de odio. Debemos estar en todos los espacios hasta que nuestra sociedad comprenda que el amor es amor. Y con la convicción puesta en que el amor siempre puede vencer al odio.

Camila Musante
Abogada. Diputada por el Distrito 14.