Reportajes

El nuevo padrón tras segunda vuelta: PDG es el partido más grande y la derecha se debilita

Por: Talía Llanos Chacón | Publicado: 23.01.2022
El nuevo padrón tras segunda vuelta: PDG es el partido más grande y la derecha se debilita Timoneles de RN y la UDI | Agencia Uno
De acuerdo con la última actualización de datos del Servicio Electoral (Servel), tras el desenlace de la segunda vuelta presidencial, en unas semanas marcadas por escándalos de financiamiento irregular y gastos sin respaldo en la política, la ciudadanía reaccionó: sólo seis partidos endurecieron sus filas, y 20 sufrieron pérdidas de hasta 600 militantes entre noviembre y diciembre.

Entre noviembre y diciembre de 2021, Chile vivió dos procesos eleccionarios que definieron el futuro del país. Después de unos sorpresivos resultados durante la primera vuelta presidencial, que daba por triunfador al candidato de ultraderecha, José Antonio Kast (Partido Republicano), en la segunda vuelta de los comicios los resultados dieron un giro de 180º con la victoria de Gabriel Boric (Convergencia Social).

Considerando este desenlace, y unas semanas marcadas por escándalos de financiamiento irregular y gastos sin respaldo en la política, la ciudadanía reaccionó y las militancias de los partidos políticos de Chile se reconfiguraron. De acuerdo con la última actualización de datos del Servicio Electoral (Servel), sólo seis partidos endurecieron sus filas, y 20 sufrieron pérdidas de hasta 600 militantes.

Para la analista Javiera Arce, magíster en ciencia política, mención instituciones y procesos políticos, de la Pontificia Universidad Católica, gran parte de lo que ocurrió entre las filas de los partidos era pronosticable, señalando que algunas de las nuevas configuraciones pueden traer consecuencias al sistema político.

Los partidos más afectados

Al 31 de diciembre de 2021, según las cifras del Servicio Electoral, dos partidos oficialistas fueron los que más sufrieron con los resultados de la segunda vuelta presidencial: Renovación Nacional y la Unión Demócrata Independiente.

En el transcurso de un mes, Renovación Nacional (RN) pasó de tener a 38.196 militantes en su partido, a 37.531 personas en sus filas, experimentando una baja de 665 personas en total. La UDI, por su parte, de considerar entre sus filas a 37.424 personas, pasó a sólo 36.868 militantes en su partido, perdiendo así a 556 adherentes.

Javiera Arce interpreta que la fuga de militantes de los partidos oficialistas es bastante previsible, puesto que “nadie los va a tomar en cuenta”, considerando que ya en primera vuelta, los candidatos de RN, la UDI y Evópoli fueron derrotados por un representante de la ultraderecha en Chile.

Por otro lado, el Partido De la Gente (PDG), que ha sido cuestionado por donaciones a cuentas personales sin rendir y millonarios gastos irregulares durante la campaña de Franco Parisi, sufrió una pérdida acorde al escándalo, considerando además que, según relevaron exmilitantes, recibieron amenazas desde la cúpula al intentar denunciar estos hechos.

Así, el PDG se posiciona con 532 adherentes menos, pasando de 48.273 militantes a 47.741 en diciembre, cifra que no le impide continuar siendo el partido político más grande del país, superando por 1.459 personas al Partido Comunista, que contempla en la actualidad 46.282 militantes, 166 menos que en el registro anterior.

El partido Demócrata Cristiano (DC), por otro lado, se enfrentó a una fuga de militantes coherente con la crisis que remece a la falange, reflejo además de la baja votación que obtuvieron en las elecciones de noviembre, con su candidata Yasna Provoste posicionándose en un modesto quinto lugar. Con 379 militantes menos, la DC pasó de tener a 31.548 personas en sus filas a considerar sólo a 31.169 adherentes.

Y también dentro de Nuevo Pacto Social, el Partido Por la Democracia (PPD) experimentó una baja de 269 militantes; de tener a 28.938 personas en su facción, ahora está conformado de 28.669 adherentes.

Similar pérdida experimentada por Evolución Política (Evópoli), donde el partido autodenominado liberal, duramente cuestionado previo a la segunda vuelta presidencial por apoyar sin condiciones al ultraderechista José Antonio Kast, ahora se configura con 232 militantes menos, pasando de 17.976 a 17.744 personas menos entre sus filas.

Sólo seis mejoraron

El partido del Presidente electo, Gabriel Boric, fue previsiblemente el que más militantes sumó en este último mes. Convergencia Social (CS) incorporó a 917 personas más a sus filas, pasando de 34.836 adherentes a 35.753 militantes al 31 de diciembre de 2021.

Igualmente dentro del Frente Amplio (FA), Revolución Democrática (RD) creció de tener a 26.936 adherentes, a tener a 27.088 militantes, aumentando así en 152 los adherentes al partido donde milita Giorgio Jackson, coordinador político de Boric.

Un partido del FA que no tuvo la misma suerte fue Comunes, golpeado por un escándalo financiero que involucra a la excandidata al Senado y al Gobierno Regional, Karina Oliva, junto a siete colaboradores de su campaña. Con 55 militantes menos, pasó de tener a 12.422 adherentes a considerar 12.367 personas entre sus filas.

Después de CS, la coalición que más militantes sumó, de acuerdo con el conteo del Servicio Electoral, fue el Partido Socialista, con 769 personas nuevas entre sus filas. De todas formas, Arce atribuye este aumento en adherentes al proceso de cierre de padrón de militantes, que es tres meses antes de las elecciones internas del partido, donde “siempre hay una cantidad de militantes nuevos que se fichan para poder ganar elecciones”.

A continuación, el que logró engrosar sus filas tras los resultados electorales fue el Partido Republicano, que de 21.323 militantes, la colectividad de José Antonio Kast pasó a tener a 21.672 militantes, experimentando un alza en 349 personas.

Kast, como ganador, logró reclutar más gente al partido que fundó, el cual ahora se posiciona como una fuerza política, señala Arce. De todas formas, indica que hay que estar alertas frente al crecimiento del partido, pues “puede traer consecuencias al sistema político”, considerando la posición ultra y recordando el escenario político en Estados Unidos, donde los partidos Republicano y Demócrata representan extremos opuestos.

“Es súper importante ir poniendo contrapesos. Si vamos a ser presidencialismo, que sea lo más atenuado posible, lo más equilibrado, con dos cámaras, de tal manera que tengamos sistemas de pesos y contrapesos por si alguna vez llegan a gobernar, que no sea tan complejo para el país”, explica.

Y con un crecimiento menor, pero no por eso menos considerable, dos partidos lograron aumentar sus filas en medio de una crisis que afecta a los partidos políticos tradicionales, la Federación Regionalista Verde Social (FRVS) y el Partido Radical.

Ambas colectividades, que ahora tienen cada una a un ministro en el recientemente anunciado gabinete de Gabriel Boric, subieron levemente en militantes. La FRVS, por un lado, creció en 24 adherentes, pasando de 14.149 a 14.173 personas entre sus filas, y el PR sumó a 16 personas, logrando posicionarse con 26.047 adherentes, de los 26.063 militantes que consideraba en noviembre.

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.