Reportajes

Juntos, pero no revueltos: Por qué Amarillos y Demócratas no son un solo partido

Por: Joaquín Castro Mauro | Publicado: 19.11.2022
Juntos, pero no revueltos: Por qué Amarillos y Demócratas no son un solo partido Democratas y Amarillos |
Amarillos y Demócratas amenazan con ocupar un sitial que lleva varios años huérfano en Chile: el centro político. Militantes de ambos partidos llamaron a votar Rechazo y son nostálgicos de la Concertación. ¿Por qué no conformaron, entonces, una sola colectividad? En El Desconcierto ahondamos en sus diferencias, rencillas y ninguneos mutuos.

Los anuncios de la creación de dos nuevos partidos políticos, Demócratas y Amarillos, reordenaron el tablero político nacional.

Sus similitudes son evidentes: ambos son considerados de centro y disputan el mismo electorado. A esto se suma que su origen está en la campaña del Rechazo y están integrados por varias figuras de la ex Concertación

A pesar de estas coincidencias, hay factores que impidieron que fueran un solo partido, por lo que sus integrantes eligieron seguir caminos paralelos.  

Amarillos: El movimiento que se hizo partido 

Ambos partidos nacieron al calor del proceso constituyente. El primero en levantar sus banderas fue Amarillos que, a inicios del 2022, criticaron el trabajo de la Convención mediante una declaración firmada por un grupo de personalidades ligadas a la política y la academia.

En ese grupo inicial destacaban Carolina Goic, Andrés Velasco, Eugenio Tuma, Ignacio Walker, Fulvio Rossi, Enrique Krauss, Alejandro Foxley, Andrés Jouannet, todas figuras ligadas a la ex Concertación.

Pero sobre ellos, hubo un nombre que rápidamente tomó protagonismo: Cristián Warnken, ligado al mundo literario y conductor de «La belleza del pensar».

En sus inicios la idea era solo quedarse como movimiento ciudadano y no como partido. Incluso hubo varios miembros que aseguraron públicamente que no se constituirán como tal. 

Sin embargo, el 21 de octubre, el Servicio Electoral (Servel) oficializó al Movimiento Amarillos por Chile: Reformas y Democracia la categoría de «partido en formación», con lo que la colectividad comenzó con su proceso de recolección de firmas para constituirse.

Además, oficializaron su directiva encabezada por el comunicador Cristián Warnken como presidente. 

Del grupo inicial solo quedan algunos. Uno es el diputado Andrés Jouannet, que asumió como vicepresidente de la colectividad. También se sumaron a sus filas militantes históricos de la DC, como Jorge Burgos y René Cortázar.

Entre ellos también destacan Soledad Alvear, Gutenberg Martínez y Mariana Aylwin, quienes ya habían intentado sin éxito lanzar movimientos similares en el pasado, como Progresismo con Progreso y Comunidad en Movimiento.

Recientemente, Amarillos se plegó a las conversaciones para definir el futuro del proceso constituyente. Sus representantes en las instancias de negociación son el diputado Andrés Jouannet y el exparlamentario Zarko Luksic

Demócratas: Hijos del Rechazo

Por su parte, antes de convertirse en Demócratas, este grupo se organizó en el comando de la Centro izquierda por el Rechazo. Estaba encabezado por Ximena Rincón, Matías Walker y Fuad Chahin, quienes se rebelaron contra el mandato de la DC de hacer campaña por el Apruebo.

Posteriormente, los dos senadores renunciaron a su militancia para agruparse en este nuevo partido que fue oficializado el 2 de noviembre. Actualmente, están en el mismo proceso de Amarillos de recolección de firmas para constituirse ante el Servel. 

En su presentación anunciaron que tienen como objetivo proponer ideas y gestión para un mejor país. Así también vienen a convocar, siempre desde el centro político, a una ciudadanía que a diario demanda mejores políticas públicas, derechos, estabilidad y paz.

Dentro de las personas que firmaron por la colectividad están los excandidatos presidenciales Carlos Maldonado y Jorge Tarud, además del exconvencional Miguel Ángel Botto y el panelista de televisión Gabriel Alemparte.

Su directiva provisoria tiene a Ximena Rincón como presidenta y Matías Walker como secretario general y primer vicepresidente. También, se incorporaron a la mesa de negociación del proceso constituyente, siendo representados por su vicepresidente Jorge de la Carrera

Músculo político y búsqueda de liderazgos: Las diferencias

Al ser consultados respecto a si ha habido acercamientos entre ellos, desde ambas partes responden que sí. Incluso han sostenido reuniones para trabajar juntos y ver una posible alianza electoral a futuro. Pero hasta ahora está descartado avanzar en la posibilidad de formar un solo ente.

Si bien varios integrantes de ambos partidos provienen de la DC, históricamente tienen trayectorias distintas. Por ejemplo, a Amarillos se integró un grupo que llamó a votar nulo en la segunda vuelta de 2017 (Alvear, Martínez, Aylwin).

En cambio, en Demócratas hay varios nombres que hicieron campaña por Alejandro Guillier para el balotaje (Rincón, Walker, Chahin).

Para el doctor en Ciencia Política y académico de la Universidad de Talca, Mauricio Morales, “en términos ideológicos, las diferencias no parecen ser tan sustantivas” entre ambos partidos en formación. Sin embargo, recomienda que “se mantengan separados, sin perjuicio de que puedan formar una coalición”.

Para el experto, las desavenencias entre las dos colectividades radican en los fuertes liderazgos que tienen, por un lado, Cristián Warnken, y por el otro, Ximena Rincón. Todo esto hace que “no puedan convivir bajo una sola colectividad, porque sería una guerra civil permanente”. 

El Desconcierto habló con el vicepresidente de Demócratas, Matías Walker, quien afirmó tener mucha afinidad con Amarillos. Sin embargo, el senador por Coquimbo afirmó que sus diferencias radicaban en que “nosotros tenemos más diversidad, amplitud y trayectoria política. Tenemos muchos concejales, somos un partido probablemente con más de bases territoriales que ellos”.

Además, puntualizó que Demócratas tiene más “músculo político” y eso les permite mayor participación en los debates. “Tenemos presencia en el Senado y vigencia en la representación parlamentaria, eso nos ayuda a poner temas en la palestra”, añade. 

En cuanto a este punto, Mauricio Morales reitera que las diferencias son más desde los liderazgos que desde las ideas. “Hay una distancia, también, en el estilo de hacer política. Demócratas parece tener algo más de experiencia desde la política tradicional, y Amarillos intenta renovar liderazgos”, puntualiza.

Por su parte el exdiputado y miembro de Amarillos, Zarko Luksic, dijo a El Desconcierto que los puntos de discordia radican en que “nosotros privilegiamos la fraternidad y queremos generar un espíritu más comunitario y eso nos ayuda a no personalizar el debate en ciertas figuras”. 

El legislador considera que el foco de Demócratas está centrado en los militantes con más recorrido político y que “Amarillos cree más en un proyecto de ideas en desmedro de grandes figuras, como si puede ser en el otro partido que tiene el foco en los senadores Rincón y Walker”.

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.