Tendencias & redes

Congreso celebra 50 años sin sentir el paso del tiempo: «No nos hemos dado cuenta de cómo llegamos hasta acá»

Por: Gonzalo Espinoza | Publicado: 23.08.2019
Congreso celebra 50 años sin sentir el paso del tiempo: «No nos hemos dado cuenta de cómo llegamos hasta acá» Captura de pantalla 2019-08-23 a las 16.48.50 |
En la previa de su show de celebración en el Teatro Caupolicán, El Desconcierto habló con el baterista y fundador de Congreso, Tilo González, quien reflexionó sobre la extensa trayectoria de la banda. «Se te van pasando los días, los meses, los años, y así llegamos. Es como estar constantemente en un presente», cuenta.

Una de las grandes escuelas de la música chilena cumple hoy 50 años de vida. Hablamos de Congreso, agrupación que durante todo este año se ha dedicado a celebrar su extensa carrera con varias presentaciones a lo largo de todo el país.

La cumbre de esta la celebración tendrá lugar en el Teatro Caupolicán, recinto donde la banda realizará un show de larga duración en el que hará una revisión de todos sus trabajos, entre los que se encuentran clásicos de la música chilena como “Terra Incógnita“, “Viaje por la cresta del mundo” o “Para los arqueólogos del futuro».

La cita también contará con la participación de miembros históricos de la agrupación, como Joe Vasconcellos, Ernesto Holman y Jorge Campos.

A pesar de llevar más de medio siglo en los escenarios, Congreso sigue más vigente que nunca. De hecho, el año pasado se impusieron en la ceremonia de los Premios Pulsar donde obtuvieron el premio al mejor Álbum del Año con su disco “La canción que te debía”.

Para Tilo González, baterista y fundador de la banda, estos 50 años se han pasado volando. “Es como vivir un eterno presente o un futuro eterno, no sé cómo llamarlo. No nos hemos dado cuenta de cómo llegamos hasta acá y tampoco pensamos que ya llegamos a algún lugar”, cuenta alegre al otro lado del teléfono.

-¿Cómo es celebrar estos 50 años de Congreso?

Nos hemos preparado 50 años la verdad (risas). Es maravilloso. Ha sido un año muy lindo, con muchos conciertos, con mucha gente que se acerca, o que hace música inspirada en nosotros. Esta celebración del 24 de agosto es muy especial porque es la fecha exacta del primer concierto que dimos en Quilpué como agrupación. Entonces, tiene un significado bien especial, son muchos años en esto, con mucha generosidad de la gente. Cuando se acercan, te recuerdan lo que ellos han vivido con nuestras canciones.

-¿Cómo ha sido mantener el proyecto durante medio siglo?

Ha sido relativamente fácil. Hemos tenido algunos acontecimientos tristes entremedio, pero, en general, ha sido un viaje maravilloso, de mucha amistad, de mucho cariño, de mucho pasarlo bien y de sentirse cómodo con los compañeros.

-¿Se pierde la noción del tiempo cuando se piensa en Congreso?

Lo que pasa es que no se pierde la noción. Uno no se preocupa del tiempo. Se preocupa sólo de lo que entrega, de lo que estás creando, de estar sacando discos, giras y conciertos. Se te van pasando los días, los meses, los años, y así llegamos. Es como estar constantemente en un presente.

-Hace poco su hijo (Simón González) y Nano Stern hicieron un homenaje a su música en el Teatro Nescafé de las Artes. ¿Qué significa para ustedes que artistas más jóvenes estén haciendo este tipo de conciertos?

Ellos han sido muy generosos. Nano con mi hijo están haciendo algo muy lindo; están entregando una manera distinta de ver la música de Congreso. Hace muy poco también estuvo Magdalena Matthey reversionando canciones nuestras en el GAM y así nos hemos dado cuenta de que muchos artistas nos han estado de alguna manera visitando estos años

-Ustedes fueron músicos que vivieron todo el periodo de la dictadura. ¿Cómo es seguir tocando y ver que en el país vuelven a resurgir este tipo de discursos pinochetistas o de ultraderecha?

Es un tema frente al cual hay que estar muy pendiente, muy alerta diría yo. Nosotros vivimos todo el tiempo de la dictadura acá, como una trinchera, tal vez, para muchos, para nosotros mismos. Y, claro, hoy en día están apareciendo nuevos discursos fascistas. Obviamente, hay que estar muy atento y habrá que sacar la voz de nuevo como siempre lo hemos estado haciendo. Nuestra alma son las canciones, la música, la poesía. Y si hay que poner algo de nuevo y desarrollar el cuidado del ser humano, lo seguiremos haciendo. Nunca lo hemos abandonado tampoco.

-¿Cuál sería el rol que tiene que jugar la música en estos tiempos difíciles?

En general, cada artista decide si su arte lo va a usar como una herramienta de denuncia o de demanda o solo hará su arte por la belleza. También se pueden dar las dos cosas. No tendría por qué no darse. Yo no te podría decir que hoy vamos a abrazar cierta cosa o no. Hace muy poco sacamos un disco nuevo que se llama «La canción que te debía» y ahí también aparecen varias cosas que estaban pendientes, que se nos pasaron de largo. Entonces, ese tipo de cosas se van dando en el momento. Hoy día no puedo decir: «sí, vamos a volver a esto». No, hay que dejarle la libertad al creador, al artista.

-Tomando en cuenta que en la música que hacen hay un ímpetu muy grande por la fusión, por la integración de distintos ritmos. ¿Qué opina del fenómeno que se ha dado con la migración?

Opino en el escenario. En enero estuvimos tocando en el Teatro de Las Condes y ahí invitamos a un grupo de músicos percusionistas senegaleses, que tiene que ver con lo que preguntas. Por su puesto que tienen que integrarse, tienen que hacerse visibles, nosotros ayudamos de esa manera. Es nuestra labor.

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.