Ámerico Vidal, párroco de Santa Rosa de Lima y capellán de Gendarmería, es el único sacerdote que se ha opuesto abiertamente al nombramiento -y mantención- de Juan Barros Madrid como obispo de Osorno.

De hecho, el consejo parroquial de Santa Rosa (compuesto por mayoría de laicos y laicas), decidió cerrarle las puertas al obispo. Es decir, Juan Barros Madrid, acusado de ser uno de los principales encubridores de Fernando Karadima, tiene prohibida la entrada a Santa Rosa.

La situación es sólo un reflejo de la profunda división que se vive en la comunidad eclesiástica de Osorno: Los que apoyan a Barros y los que critican tanto su nombramiento como su gestión al mando de la diócesis.

Ad portas de los dos años de Barros en Osorno (fue nombrado en enero de 2015 y asumió en marzo del mismo año), Ámerico Vidal accedió a una entrevista con El Desconcierto, donde repasa la crítica situación que se vive en la capital de la provincia de Los Lagos.

– Una de las críticas a Barros, al igual que el resto de los seminaristas de El Bosque, es que replicarían el autoritarismo de Karadima. ¿Es así?

– Él es hijo de Karadima, tiene todos los rasgos de esa secta, como la nombró monseñor Ezzati. Él tiene los rasgos de su mentor, él estuvo en ese grupo y su mentor fue condenado a perpetuidad por la santa sede por abuso de poder, abuso de conciencia, abuso sexual. Ese es el punto, que la misma santa sede lo condenó a perpetuidad. Él pertenecía a ese grupo y ahora lo desconoce. Eso criticamos, nada más. Lo demás es para mi meterse en el área chica, no me consta.

¿Cuál es la situación que se vive en Osorno, a dos años de su nombramiento?

– No es como Dios quiere… Dios siempre quiere el amor, la paz, el fervor de las comunidades y eso no se ve. Está el desconcierto realmente, la desazón.

– ¿La comunidad está dividida?

– Sí, entre los que apoyan al obispo y los que están en contra del nombramiento, no de su persona, que es distinto, porque él pertenecía al grupo del padre Karadima, por lo tanto hay una lógica deductiva: sufren todos, los que lo apoyan y los que están en contra. El sufrimiento es transversal.

– ¿En qué se ve esa división?

– En que hay división en las parroquias, en los movimientos, entre los sacerdotes, los diáconos, en comunidades religiosas e incluso en algunas familias.

– ¿Hay más sacerdotes opositores a su nombramiento, además de usted?

– No se trata de eso, se trata de que el dolor es transversal, no se trata de más ni menos.

– El obispo lo sacó de la Vicaría Pastoral…

– Yo asesoraba a un Movimiento de Cursillos de Cristiandad, MCC, y él me sacó sin darme aviso, me enteré por redes sociales. Pienso que no lo merecía, trabajaba en ese movimiento desde que tenía 17 años, hoy tengo 56 años. Lo de la Vicaría Pastoral era de un año y se cumplió. Él estaba en su derecho a sacarme. Fuera de eso, yo trabajo bien en mi parroquia, soy capelllán de Gendarmería, soy dirigente del club deportivo Provincial Osorno.

– Los más críticos a Barros -la organización de Laicos y Laicas de Osorno- hablan de una diócesis desfinanciada, de gente que ya no va a misa y que se ha perdido todo el trabajo que había en la ciudad. ¿Está de acuerdo? 

– Se ha perdido la mística de la comunidad eclesiástica. Cada sacerdote hace lo suyo en su parroquia, que nadie lo moleste. Se ha perdido al comunión eclesial, que era lo más bonito que teníamos, a partir del obispo monseñor Valdés, monseñor Caviedes y monseñor Goic, eso que teníamos tan impregnado, la fraternidad y solidaridad entre nosotros. Eso se perdió. Ahora, lo importante es cómo retomarla.

– ¿Y cómo se puede hacer eso?

– Que el obispo dialogue con los que se oponen y que están al lado suyo, en un diálogo honesto y franco. La diócesis no puede seguir así, porque se pueden agudizar más las protestas y haber un espiral de confusión y de tristeza.

– ¿El obispo no ha recibido a la gente que lo critica?

– El obispo no se da cuenta de lo que pasa en la diócesis. ¿Cómo va a estar contento un obispo con un sacerdote triste y enfermo? ¿Cómo se va a sentir feliz si los que trabajan con él no son escuchados? Yo estoy cansado, colapsado, porque es un tema de todos los días, donde voy me hablan del obispo. Es un tema diario, inevitable.

– ¿Cuándo fue la última vez que se reunió con Juan Barros?

– La última vez fue en octubre pasado. Intentamos dialogar con él con otros sacerdotes pero no se pudo.

– ¿No quiso recibirlos?

– No se pudo. Uno tiene que pensar que primero está el bien de la Iglesia en Osorno, del pueblo de Dios. Y no solamente del pueblo de Dios, también los que no son creyentes. Se perdió la comunión eclesial, la vida. Creo que los pasos los tiene que dar él. Ya hay varios sacerdotes enfermos, otros que se han ido. Es desolador y triste el ambiente.

/ Agencia Uno

/ Agencia Uno

Barros: “Un obispo debe seguir lo que Dios manifiesta”

El papa es el vicario de Cristo, es el elegido por Jesús para que lo represente en el mundo. Y a propósito de lo que pasó, yo estoy aquí porque el papa me ha mandado. Y un católico, más aún un obispo, debe seguir lo que Dios manifiesta”.

Así reaccionó el obispo Juan Barros en una homilía dada el pasado 21 de noviembre, después de que en plena misa la organización de Laicos y Laicas de Osorno (LLO) haya sido expulsada de la catedral tras protestar contra el ex protegido de Karadima.

– En una misa de hace unos meses, el obispo vio cómo se agredía y expulsaba a la organización de laicos y laicas opositores. Después, él se justificó diciendo que era enviado de Cristo. ¿Cómo reacciona usted a estas situaciones?

– El obispo debe ser el primero en ser pastor, en apaciguar las aguas, le caiga bien o no. La violencia se condena venga de donde venga, a favor o en contra del obispo, la violencia no es una característica cristiana. La base de Jesús en el evangelio es transformar las estructuras de la sociedad y también nuestra mente. El evangelio no es violento, es lo que conduce al diálogo.

– ¿Qué salida le ve a la situación?

– Que alguien le diga al obispo Barros que converse, que dialogue sin condiciones. Él lo tiene que hacer, sin ningún tipo de condición. Si a mi me acusan de algo, tengo todos los medios pare defenderme a través del Ministerio Público. Él también los tiene.

– ¿Ese alguien debe ser Ezzati?

– No lo sé. El espíritu santo está aleteando como paloma, alguien tiene que captarlo, ayudar al dialogo, a la comunidad fraterna, la solidaridad.

– ¿Barros está protegido por la cúpula de la Iglesia chilena? ¿El nuncio Ivo Scapolo, los obispos Rebolledo, Stegmeier, y el propio Ezzati?

– Lo único que sé es que el obispo Rebolledo lo apoya 100%. Y eso es complicado porque es ex obispo de Osorno y él nunca nos ha llamado como ex obispo. Lo demás no lo sé.

– La Iglesia hizo caso omiso a todas las críticas. Hasta el mismo papa dijo que eran inventos de los “zurdos” y que Osorno sufría por “tonta”…

– Sinceramente, yo te puedo decir compañero, hermano, colocolino, no sé, eso da igual. Lo único que puedo decir es que René Rebolledo, ex obispo Osorno, su base para estar donde está hoy, nunca nos ha llamado. Y eso a mi me preocupa, es ser no fraternal.

– ¿Hay posibilidades con Santiago Silva, nuevo presidente de la Conferencia Episcopal, de sostener un diálogo sobre la situación?

– Ojalá que así sea, porque así no se puede vivir sanamente. Los que pretenden vivir así, están equivocados, acá no hay ambiente de sanidad mental.

– ¿Hay incongruencia de El Vaticano con mantenerlo, dado que ellos mismos condenaron a Karadima en juicio eclesiástico?

– El santo padre lo nombró, es verdad, pero el asunto es que el obispo no fue transparente con nosotros. Él dijo que era todo falso, que iba a demostrar lo contrario de lo que se dice. Pero eso ya se hizo, ya no lo hizo. Él dejó pasar la gran oportunidad de manifestar su punto de vista respecto de lo que dicen las víctimas. Tenía una gran oportunidad para distender el ambiente insano que hay en la diócesis. Gracias a dios nos mantenemos a la pastoral, yo me mantengo a la oración, vida litúrgica y servicios con los desposeídos que son los presos.

– ¿Está decepcionado de la Iglesia chilena?

– No estoy decepcionado. Solo no entiendo que en pleno siglo XXI no podamos conversar abierta y honestamente. El mismo papa Francisco ha dicho que la Iglesia no es una ONG, es misionera, es el ejemplo de diálogo para los demás. Los obispos en Chile han dicho que quieren una Iglesia que escucha, anuncia y sirve. Tres dimensiones características. Escuchémonos, anunciemos el evangelio con alegría.

Juan Barros junto a Fernando Karadima / Foto: Juan Carlos Cruz

Juan Barros junto a Fernando Karadima / Foto: Juan Carlos Cruz