Según las estadísticas que maneja la Conaf, el 29% de los incendios forestales ocurridos entre 2003 y 2016 fue provocado por el uso descuidado de fuego por parte de transeúntes.

Ese es el principal dato que recoge La Tercera, que presenta hoy una estadística de las causas de los siniestros en los últimos 13 años. “Se refiere a cualquier tipo de uso de fuego a orillas de un camino. Pueden ser casos variados, desde una chispa que surja del motor de un camión hasta una persona que transita por un sendero”, explicó al diario Rolando Pardo, jefe nacional de prevención de incendios forestales.

Vale aclarar que dentro de esta categoría no entra la piromanía, definida en la psiquiatría como una conducta reiterada a prender fuego, ya sea por fascinación o interés.

De hecho, de los 85 mil incendios que han afectado al país en los últimos años, solo el 5% ha sido provocado por acción de pirómanos.

El 6% es provocado por vandalismo, 5% por niños jugando con fuego y 3% origen desconocido, misma cifra para “atentado incendiario por conflicto”, son algunos de los datos que entrega la Conaf.

Aún así, el 13% tiene una calificación de “intencionales no clasificados” y el 8% tiene un origen “no determinado”.

Sin embargo, el experto Michel DeL’Herbe aseguró que “cuando uno ve los datos da la impresión de que hay poca especificidad y no una vía sistemática de investigación de los incendios. No hay capacidad de investigación profunda que construya conocimiento y que permita desarrollar mejores acciones de prevención y sustento científico, para entender el comportamiento que tienen los incendios forestales”.