“Los medios de comunicación y la comunidad internacional tiene la responsabilidad frente a una situación de inestabilidad política como la que está viviendo Venezuela, de hacer una reflexión más profunda y calmada de la situación en pos de ayudar a resolver los conflictos de un país. Sin embargo, el debate sobre Venezuela ha sido muy poco racional y no ha sido posible ayudar a la construcción de la paz en Venezuela y la protección del modelo social porque hay un alto grado de ideología y de violencia verbal de la parte de la comunidad internacional”, explica el académico británico Hassan Akram.

[Mira la primera entrega de esta serie: Derribando mitos acerca de Venezuela: “Han muerto muchos más chavistas que miembros de oposición”]

“Hay evidentemente errores importante en el diseño del modelo económico. Esos errores no desconocen la legitimidad democrática del gobierno: el gobierno ganó elecciones y tiene derecho de seguir gobernando hasta la fecha de las próximas elecciones”, prosigue.

[Mira la segunda entrega de esta serie: Derribando mitos acerca de Venezuela: La metáfora de Netflix y Blockbuster para entender el socialismo del siglo XXI]

“El problema de Venezuela es que todo el dinero se ha destinado a las ventajas comparativas del país, que son la venta de petróleo a Estados Unidos y al mundo entero. No se diversificó la matriz productiva como se prometió en un momento, que es un problema que en el país se discute desde los años 20. Para lograr hacer eso eficientemente es urgente que el gobierno empiece a usar las divisas que les lleguen en proyectos innovadores. Lamentablemente el manejo macroeconómico del gobierno no ha sido bueno, en comparación con otros proyectos de socialismo del siglo XXI, como el de Ecuador o Bolivia, donde se ve un manejo mucho mejor. Y ante la crisis de 2007, Bolivia y Ecuador no han visto grandes reducciones en el bienestar de la población y lograron proteger los derechos sociales que crearon sus gobiernos”, explica.

Mira el video acá: