Los dramáticos episodios de violencia denunciados por Valentina Henríquez, ex pareja del rapero Camilo Castaldi, alias Tea Time, al fin tuvo una réplica de los otros integrantes de Los Tetas: Cristián Moraga (C-Funk) y David Eidelstein (Rulo).

En entrevista con Culto de La Tercera, los músicos aseguraron que “no vamos a dejar de cantar mis canciones. No sentimos vergüenza alguna ni por el nombre ni por las letras de los temas. Y las mujeres pueden estar tranquilas, no somos ninguna amenaza“.

“Sé que Los Tetas, como fueron conocidos hasta aquel lunes, dejaron de existir para siempre. Lo que eran Los Tetas, lo que fueron Los Tetas hasta ese día, dejaron de existir. Es fuerte y doloroso, pero es. No hay nada que hacer. Es así, fue así y pasó así. Ahora viene otra etapa”, añadieron.

C-Funk confesó que se enteró del caso por redes sociales: “Me desperté con millones de mensajes de amigos y conocidos que me decían ‘cacha esto, cacha esto’. Fue igual que como se enteró todo Chile, estábamos shockeados, porque es algo que jamás pensamos que podía ocurrirnos o que podía pasar tan cerca. Fue muy fuerte. Ha sido un terremoto para nosotros”.

Nunca se me pasó por la cabeza que dentro de la banda existía algún golpeador de mujeres. Si nosotros vemos alguna señal de que una persona tiene ese tipo de actitudes, lo desvinculamos de una”, añadió.

Rulo por su parte explica que “hay esa clásica idea de que la banda de rock vive casi en una comunidad hippie, pero nosotros tenemos 40 años, cada uno tiene su vida, su familia, otros proyectos. O sea, la relación con Camilo, si bien somos amigos, hace algunos años se remitía al ensayo y las tocatas“.

El bajista acusa que su vínculo profesional fue “desgastante”, algo que respalda Moraga quien señala que “por ejemplo, se le olvidaban las letras al Camilo. Es sabido que teníamos problemas porque había drama con las letras en los shows. Y hacíamos un esfuerzo para que ensayara, para apoyar a un compañero que se le olvidaban las letras. Pero era agotador”.

El guitarrista también admitió que el primer comunicado que lanzaron al respecto “fue un error” y que “si hay que hacer un mea culpa, es que jamás hubiéramos querido ese tipo de reacción, lo que el comunicado dice es que estábamos averiguando qué pasaba. Quizás no deberíamos haber dicho nada inmediatamente, nos deberíamos haber tomado un tiempo”.

Rulo respaldó las palabras de Moraga y puntualizó que “ese comunicado lo hicimos en estado de shock. Obviamente no sabíamos cómo reaccionar y estábamos para adentro. Fue algo ‘correcto’, pero nos superó”.

“Nos estaban exigiendo de manera súper violenta que teníamos que decir algo inmediatamente. Pero al mismo tiempo, ahí está planteado lo que más nos interesa recalcar y es que estamos en contra de la violencia contra la mujer. Nadie está preparado para algo así. Me dolió mucho verme calificado de encubridor, porque apoyo esa lucha y voy a las marchas Ni una menos. También crecí rodeado de mujeres”, agregó.

C-Funk también precisó que “nos causó mucho dolor que nos digan un grupo misógino. Hay mucho de oportunismo. El mismo día que esto ocurrió salió gente diciendo que no nos iba a aceptar más en sus locales. O que nosotros somos machistas. O sea, ¿después de 20 años se te viene a ocurrir eso? Si como local de música no nos quieres, simplemente no nos llamas”.

Ambos músicos acusaron “oportunismo” de locales como La Fonda Permanente o el músico Álex Anwandter. C-Funk aseguró que “sí puedo hablar con total confianza de que el 99% de los colegas nos ha mandado mensajes de apoyo en las últimas semanas. Son gente que nos conoce. Justamente a uno de los pocos que no conozco es Anwandter. Nunca tuvimos relación. Habla sin saber y quizás él mismo se va a dar cuenta cómo son las cosas”.

También los dos descartaron volver a trabajar con Camilo Castaldi en el futuro, ya que “la historia de nuestra banda cambió para siempre. Yo no podría vivir con como han pasado las cosas esta semana y media. No podría volver a trabajar con Camilo, es demasiado fuerte lo que me trajo a mi vida, independiente de lo que pase, como para poder volver a tener algún tipo de trabajo juntos. Sería faltarme el respeto a mí y a mi familia. Quedó una grieta demasiado grande como para saltarla”, subrayó C-Funk.

Sobre el futuro de la banda, Eidelstein concluyó que “habría sido muy penca que Los Tetas murieran por algo como esto. Nadie es imprescindible, ya hemos cantado sin alguno de nosotros. No tenemos idea cómo vamos a continuar, si vamos a buscar otro cantante o si lo haremos nosotros”.