La decisión de la Corte Suprema de ordenar la liberación inmediata de los comuneros mapuche que estaban en prisión preventiva sigue generando repercusiones.

Los ocho imputados en el marco de la Operación Huracán recibieron la medida cautelar a raíz de una interceptación de mensajes de Whatsapp y Telegram, la que fue realizada por la unidad de inteligencia de Carabineros amparándose en la Ley de Inteligencia. Dichos antecedentes fueron pasados a la Fiscalía, la que los consideró suficientes para acusarlos de “asociación ilícita terrorista”.

Y pese a que el propio presidente de la Corte Suprema aseguró que esas pruebas no son suficientes, hoy el director nacional de Inteligencia, Drogas e Investigación Delictual, el general Gonzalo Blu, defendió la labor de las policías, asegurando que la información entregada al Ministerio Público era “categórica y contundente”.

“Seguiremos investigando, abocándonos a la confección de los informes y pericias de los elementos tecnológicos legalmente incautados, a fin de lograr la acreditación jurídica de los hechos punibles”, dijo a La Tercera. Vale recordar que junto a la detención de los comuneros se realizaron varios allanamientos a sus hogares, donde no se encontraron mayores pruebas en torno a los tres atentados incendiaros de los que se les acusa.

General Gonzalo Blu

Blu apuntó directamente contra las organizaciones Weichan Auka Mapu, Coordinadora Arauco Malleco y Resistencia Mapuche Malleco, las que las calificó como “orgánicas radicales” que están detrás de la planificación, coordinación y ejecución de los atentados.

El general entregó la cifra de 192 detenciones por vinculaciones a la “violencia rural”. Por eso, dice directamente: “Esto recién comienza”.

“Se están realizando las diligencias para llegar hasta la identificación de quienes forman parte de esta organización criminal y también de una presunta red de apoyo y financiamiento que estaría funcionando para que estas personas puedan operar en la zona”, dice Blu.