Hoy, en la última jornada del juicio oral por el caso Luchsinger, la machi Francisca Linconao fue la única de los 11 imputados acusados de incendio de carácter terrorista en tomar la palabra.

Con el ímpetu que la caracteriza, Linconao volvió, una vez más, a insistir en su inocencia: “Necesito mi absolución total, mi libertad y también la de todas estas personas que están acá porque se les involucró por la reunión que nunca hubo en mi casa”.

La machi, junto a José Tralcal Coche, Juan Tralcal Quidel, Luis Tralcal Quidel, José Córdova Tránsito, Aurelio Catrilaf Parra, Eliseo Catrilaf Romero, Sergio Catrilaf Marilef, Hernán Catrilaf Llaupe, Sabino Catrilaf Quidel y José Peralino Huinca, son acusados por la muerte del matrimonio Luchsinger Mackay, ocurrida en un incendio en su casa la madrugada del 4 de enero de 2013.

La acusación se sostiene en uno de los tres testimonios que ha dado el co-imputado José Peralino Huinca, quien habría relatado ante oficiales de la PDI y los fiscales Arroyo y Chiffelle el detalle del ataque contra los Luchsinger. El problema es que el propio Peralino después se desdijo y acusó a los oficiales Vilches y Leiro de obligarlo a culpar al resto. Hoy se mantiene abierta una querella por apremios ilegítimos contra ellos.

Según el relato, los 11 imputados, más el ya condenado Celestino Córdova Tránsito, se habrían reunido en la casa de la machi a planificar el ataque el día 3 de enero. Hoy, frente en el estrado, Linconao insistió en las pruebas que su defensa presentó en el juicio: “Esa reunión nunca ocurrió, ninguno de los imputados estuvo en mi casa el 3 de enero”.

Además, apuntó directamente contra los oficiales de la PDI, Guillermo Vilches y Claudio Leiro, como quienes “armaron esta mentira”.  También envió un mensaje directo a los fiscales de la causa Luis Arroyo y Alberto Chiffelle: “Que no sigan mintiendo estos señores, ellos son autoridades, primero tienen que hacerse respetar ellos para que los puedan respetar. No sigamos maltratando, manipulando a los pobres mapuche que son inocentes y los mandan a la cárcel. Hay mucha gente inocente pagando la condena por mentiras”.

[Lee también en El Desconcierto: Vocera de la machi Linconao apunta contra fiscales ad portas del veredicto: “Les vendieron una fantasía a la familia Luchsinger”]

Francisca Linconao recordó que no conoce al resto de los imputados salvo Luis Tralcal y José Peralino Huinca. Dijo que estudió de niña con su madre y que, cuando él declaró ante los PDI y los fiscales, fue a la casa de la machi a decirle lo que había hecho y pedir ayuda. Entonces, Linconao lo llevó al Instituto de Derechos Humanos y a la Defensoría Penal Mapuche.

Hoy el INDH sostiene la querella contra Vilches y Leiro por apremios ilegítimos a Peralino, mientras que la Defensoría Penal tomó su caso. En su primera declaración en presencia de un abogado que lo defienda, Peralino confesó los apremios en su contra.

Por último, la machi se refirió a la familia Luchsinger. “Conozco a don Jorge Andrés, conocí a su papá, a su mamá, estuvieron en mi casa, compartimos. Yo no tengo ningún problema con los Luchsinger, con ninguno de ellos. Conozco a Rodolfo Luchsinger, el otro día me llamó por teléfono, estuvimos conversando, a todos los Luchsinger los conozco y ellos me conocen, yo no tengo mala conducta y no tengo conflictos con nadie”.

Linconao, por último, recordó por qué, según ella, está implicada en esta causa. En el año 2008, fue la primera mujer indígena en Chile en convocar el convenio 169 de la OIT para defender un cerro con plantas medicinales, en un conflicto que la enfrentó al empresario Emilio Taladriz, quien fue representado en ese juicio por el mismo abogado que hoy defiende a los Luchsinger, Carlos Tenorio. La machi ganó ese juicio histórico.

[Lee también en El Desconcierto: Emilio Taladriz, el empresario al que la machi Linconao apunta como motivo de su implicación en el caso Luchsinger Mackay]

“La única demanda que hice fue por el cerro medicinal y eso seguramente ellos (los fiscales) dijeron: ‘ya, esta machi estaba pidiendo la tierra, reclamando el cerro, el lahuen (remedio) y se tomó (valió) el convenio 169 de la OIT. Esto no es así, hicieron toda una mentira y por eso estuve nueve meses en la cárcel y no debía estar ahí porque esto es falso”, afirmó.

Mañana se conocerá el veredicto

El Tribunal Oral en lo Penal de Temuco fijó para mañana a las 10 am la lectura del veredicto por el juicio Luchsinger Mackay. Mientras el Ministerio Público pide cadena perpetua contra 10 de los imputados y 10 años de prisión para Peralino Huinca por su calidad de delator compensado, las defensas confían en que logrará una absolución completa para los once.