1. Marialy Rivas, directora de “Joven y Alocada” y “Princesita”

“Una Mujer Fantástica”, por Sebastián Lelio 

Es una película contundente, emocionante, realizada con maestría, es hermosa y arrobadora en cada cuadro, nos toma de la mano y nos lleva con su protagonista logrando en nosotros un acto de empatía profundo. Es una película política como todo el arte bueno porque da voz a los que no la tienen, es una película necesaria.

[Lee también en El Desconcierto: Daniela Vega, actriz trans: “Mi cuerpo está disponible para interpretar cualquier personaje”]

“Los Niños”, por Maite Alberdi

“Los Niños” nos muestra un mundo, con una delicadeza, un humor y un cariño, que nos seduce y se queda con nosotros. En esa película me reí y lloré sin parar, sus sujetos se volvieron mis amigos, los quise y los quiero y me abrió mi mundo a una problemática que yo no conocía, a algo que tal vez nunca me había planteado. Si sumamos que Maite logró además impulsar una ley, simplemente la aplaudo de pie y la admiro mucho.

“El Diablo es Magnífico”, por Nicolás Videla 

Es una peli más pequeña y más experimental pero no por eso menos potente, el personaje que transita en una ficción de sí misma, nos seduce y nos encanta. Creo que esta película es la prueba de que buenos personajes y verdad en la pantalla es lo que constituye el corazón del cine.

[Lee también en El Desconcierto: La historia de Manuela Guevara, la inmigrante trans que desafía al amor heteronormado]

2. Isabel Orellana, programadora del FICValdivia

“La telenovela errante”, por Raúl Ruiz y Valeria Sarmiento


Es sin duda la película chilena del año, aunque paradojicamente no sea una película del 2017. La telenovela errante es la película perdida de Ruiz, donde gracias a los esfuerzos artísticos y patrimoniales de Valeria Sarmiento podemos volver a la decada de los ’90 y ser imaginados nuevamente por el más grande cineasta que hemos tenido. Una divertidísima obra maestra chilena.

“Tierra Sola”, por Tiziana Panizza

Era sin duda uno de los títulos más esperados por estrenarse. En casi dos horas, la cineasta Tiziana Panizza explora la historia de colonización de Rapa Nui, mediante su única y particular cárcel. Pero es la mirada del mismo cineasta como un turista, un explorador, que aparece como una carga que lleva el cine documental,reto que Panizza afronta con destreza poética.

“Rey”, por Niles Atallah

Esta película nos presenta la vigencia y rigor del cine de vanguardia en Chile. Orélie Antoine de Tounens fue un excéntrico y convencido francés que, en medio de la Colonia, llegó a La Araucanía para intentar ser el rey de los mapuches y crear una República independiente. Filmando y repropiándose del pasado, Atallah crea un film único donde la historia es repensada crítica y materialmente en forma de archivo.

[Lee también en El Desconcierto: Niles Atallah estrena en FICValdivia su película sobre el hombre que se declaró rey de Wallmapu]

3. María Gracia Omegna, actriz

“Princesita”, por Marialy Rivas

Yo participé en esta película jajaja, pero la elijo porque me gusta mucho Marialy Rivas como directora, encuentro que es una mujer directora femenina que está dando mucho que hablar y que hace un cine muy autoral, muy interesante y que se desenmarca de lo que uno está acostumbrado a ver.

[Lee también en El Desconcierto: El recordatorio de “Princesita”, la nueva película de Marialy Rivas: “No estamos relatando las historias de mujeres”]

“Jesús”, por Fernando Guzzoni

Me gusta este director porque habla de los espacios que nadie quiere enfrentar, de las historias que nadie quiere contar, como por ejemplo, de los malos de la película, o las situaciones incómodas. Es un director que incomoda, que transgrede, y aparte que se extrae de un caso real así que me parece muy interesante como director joven.

“Un día cualquiera”, producción de Play FM

Bueno yo también actué en esta película jaja. Me parece que es de un marco más comercial, y lo interesante es que es un ejercicio donde se pone a actores a dirigir, y eso me parece un ejercicio súper interesante, que es más cordial con el público y que es para todo espectador.

4. Iván Pinto, creador de Revista La Fuga y director de El Agente Cine

“Mala Junta”, por Claudia Huaiquimilla 

Una ópera prima de narración directa y realista, un drama de infancia que cruza relaciones de clase entre un niño que está en observación para entrar a un hogar de menores del Sename y otro chico que es discriminado por ser mapuche en una escuela. A partir del seguimiento de estos conflictos, la película trama una idea de solidaridad desde una perspectiva socialmente sensible y asertiva. Es, quizás, la ficción política que estábamos esperando desde hace un tiempo.

[Lee también en El Desconcierto: Claudia Huaiquimilla: La directora detrás de “Mala Junta”, película que da voz a los niños marginados de Chile y Wallmapu]

“El diablo es magnífico”, por Nicolás Videla

Una película “trans” en todo su sentido. Entre el documental y la ficción, entre el testimonio y la poesía, entre la performance y la actuación, trata la historia de Manu, un transexual viviendo dificultades y precariedades en la ciudad de París. Destaca por una fuerza experimental que se mueve entre lugares, proponiendo una estética lúdica y transgresora.

“Robar a Rodin”, por Cristóbal Valenzuela 

Documental de montaje en torno a un evento que repercute y habla de la esfera artística en Chile y los cortocircuitos entre institucionalidad y espacio público, entre arte serio y conversación social, en torno al robo del torso de Adele en una exposición a fines del noventa en Chile. El talento de Valenzuela es el de convertir esta anécdota en una comedia negra y una metáfora sobre el campo artístico.

*El Agente Cine también cuenta con su propio balance de cine 2017 que está disponible en este link.

5. Marcelo Morales, director de CineChile

“Mala junta”, por Claudia Huaiquimilla


Una película que se adentra en un tema complejo y lo enfrenta sin panfletos, ni imposiciones. Un resultado que se da porque claramente la directora sabe de lo que habla y lo transmite a través de un naturalismo perfectamente expresado en los protagonistas. Así, la película no sólo habla del conflicto político en el sur, sino también de una generación confusa y molesta con una sociedad que solo impone, reprime, y da pocas esperanzas si se es pobre mapuche, o ambas. Sin el arrastre internacional que han tenido otras, emerge igual como una de las mejores películas de ficción de los últimos años.

“Robar a Rodin”, por Cristóbal Valenzuela 


Podría haber sido un documental convencional sobre el curioso robo a un busto del famoso escultor francés. Pero lo interesante y estimulante de esta película es el tratamiento y giros que le da a esa historia. Un rico collage visual, donde se cruza la comedia, el policial y una lúcida reflexión al quehacer artístico chileno, uno lleno de curiosidades.

“Il Siciliano”, por Carolina Adriazola y José Luis Sepúlveda 


Estrenada en el último Fidocs, esta nueva película de la dupla Adriazola-Sepúlveda sigue a la figura del fallecido Juan Carlos Avatte, reconocido por su tienda de pelucas. Un retrato crudo, directo, pero no por ello carente de humor. Un hombre que creaba su propia realidad, un reino bizarro que la cámara se mete, literalmente, hasta entre medio de sus sábanas. Su cualidad es que esa intimidad logra colar entre medio, muchos rastros del Chile actual, lleno de falsas fachadas, de ridículos arribismos.