Durante el pasado jueves, la presidenta Michelle Bachelet recibió en La Moneda a la pastora aymara Gabriela Blas, quien fue injustamente responsabilizada del extravío y posterior muerte de su hijo de 3 años, mientras realizaba labores de pastoreo en el altiplano.

El niño se perdió en julio de 2007 y en diciembre de 2008 fue encontrado muerto, razón por la que Blas fue acusada de abandono con resultado de muerte y condenada a 12 años de prisión.

Pese a que la mujer denunció de inmediato el extravío del niño a la policía, que ocurrió mientras ella intentaba recuperar a dos animales que se habían separado del rebaño, Gabriela pasó tres años en prisión preventiva, además de tres meses en una celda de aislamiento. Todo esto ocurrió antes de conocer su sentencia, que fue dictada en abril de 2010 tras dos juicios orales.

La injusticia del caso convocó la actuación de defensores de derechos humanos, quienes asumieron su defensa y recurrieron al Gobierno de Sebastián Piñera, que en 2012 la benefició con un decreto que rebajaba su pena a la mitad. Así, la pastora aymara pasó otro año en prisión antes de recuperar su libertad.

Tiempo más tarde, Gabriela Blas denunció al Estado de Chile ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por vulneraciones a derechos y garantías reconocidos en la Convención Americana sobre Derechos Humanos y la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer.

Finalmente, el Estado de Chile alcanzó un acuerdo de solución amistosa con la pastora aymara, que se selló este jueves con la recepción de Blas en La Moneda en una cita conducida por la presidenta Bachelet.

En 2016, el director Ricardo Villarroel estrenó un documental llamado “Pastora”, dedicado a contar la historia de Gabriela y la injusticia cometida en su contra, tras la trágica desaparición de su hijo.

PASTORA, Documental, Idea.me! from Pastora documental on Vimeo.