Del total de 146 denunciadas realizadas al Consejo Nacional de Televisión durante febrero, 26 apuntaron al periodista Julio César Rodríguez por su participación en la gala del Festival del Viña del Mar. 

Rodríguez fue el anfitrión, junto a Francisca García-Huidobro, de la transmisión del evento previo al certamen. Durante ese día, en redes sociales, el comunicador fue duramente cuestionado por la forma en que conversó y miró a las mujeres que desfilaron por la alfombra roja. El hecho también provocó las molestia de los televidentes, quienes denunciaron su participación al organismo fiscalizador.

El informe en la página del CNTV señala que “el periodista Julio César Rodríguez se dedicó a ver el escote de todas las mujeres que posaban por la alfombra roja”. Su trato fue calificado de “agresivo y denigrante hacia las mujeres”.

También fue motivo de denuncias la participación en el programa “Mentiras Verdaderas” de La Red de María Luisa Cordero, quien vulneró a la pequeña secuestrada en Licantén comentando que su tío “se la sirvió” dos veces, en referencia a los abusos sufridos por la niña.

“Señala que su abuelo es alcohólico y que la manoseaba, insinuó que le vendía ‘pitos’ a Navarro (José, el secuestrador)”, notificó el CNTV. Anteriormente, Cordero fue denunciada por dañar la “honra de personas como como Alexis Sánchez y el ahora ex General de Carabineros, Bruno Villalobos”.

A la vez, el matinal “Mucho Gusto” de Mega recibió 10 denuncias de los televidentes por los dichos formulados por Patricia Maldonado el pasado 23 de febrero. En dicha oportunidad, mientras el humorista Bombo Fica explicaba cómo un grupo lideró el Golpe de Estado buscando cambiar las cosas, Maldonado interrumpió para acotar “chuta que hemos cambiado para bien”. Sus dichos fueron interpretados como una apología y defensa de la dictadura.

Según el CTNV, sus declaraciones se transmitieron como una justificación al hecho de que “hayan matado tanta gente”, lo que afecta “la convivencia pacífica entre las personas”.

El matinal “Bienvenidos” de Canal 13 también tuvo seis denuncias por una entrevista realizada a la madre de la niña que fue secuestrada en Licantén, acusando “maltrato psicológico” por parte de los animadores Tonka Tomicic y Martín Cárcamo. La observación apuntó a que los conductores la presionaron hasta ahondar su dolor, sin ética periodística y con aprovechamiento de su estado de vulnerabilidad emocional.