La primera legisladora mapuche huilliche del país, la diputada Emilya Nuyado (PS) afirmó este miércoles que será responsabilidad del gobierno si fallece el machi Celestino Córdova, único condenado por el crimen del matrimonio Luchsinger-Mackay y que cumple más de 80 días en huelga de hambre.

El ayuno del comunero se debe a la negativa de las autoridades carcelarias para trasladarlo durante 48 horas a su comunidad para asistir a la ceremonia del rehue y renovar su espiritualidad.

La parlamentaria manifestó “una gran preocupación que en cualquier minuto, a raíz de su salud, el machi pudiera morir, y si eso ocurre es una situación que va a tener que asumir la responsabilidad actualmente el ministro de Justicia, Hernán Larraín, Gendarmería y también la va a tener que asumir el presidente, Sebastián Piñera”.

Ante estos dichos, el ministro Larraín respondió que “si cada vez que hay una huelga de hambre, las autoridades se ponen a negociar para que depongan la huelga de hambre, eso es el fin del funcionamiento de las cárceles y del principio de autoridad, por eso le hemos expresado a la diputada nuestra mejor disposición tan pronto él deponga la huelga”.

El gobernador de la provincia de Cautín, Mauricio Ojeda, por su parte, descartó la posibilidad mientras se mantenga la huegla de hambre: “Este gobierno no va a negociar con nadie que ejerza una medida de presión que atente en contra de su vida”, aseguró, Ojeda.

Las declaraciones se producen luego de que este lunes trascendiera que el machi ha perdido más de 21 kilos y que su estado de salud es delicado.

La comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, que integra la diputada Nuyado, acordó visitar a Celestino Córdova el viernes en la cárcel de Temuco.