Pese a las negociaciones que sostuvieron durante la mañana de este lunes representantes del Ministerio de Salud (Minsal) y algunos diputados de la Comisión de Salud, finalmente los acercamientos fracasaron y quedaron en nada.

Al mediodía se conoció que Marcela Hernando (PR), Renato Garín (RD) y Juan Luis Castro (PS) fueron contactados desde la cartera para presentarles una propuesta: realizar modificaciones al protocolo que actualmente rige la objeción de conciencia en la ley de aborto en tres causales (y crear uno nuevo), a cambio de frenar la interpelación que dicha instancia impulsó contra el ministro Emilio Santelices a propósito del mismo tema.

Todo lo anterior a partir de la decisión de la cartera, cuando recién llevaban dos semanas instalada en el nuevo gobierno, de modificar el texto que dejó la administración de Bachelet y que impedía que clínicas y establecimientos privados se declararan como objetores de conciencia a nivel institucional si es que mantenían convenios con el Estado para recibir fondos públicos por prestaciones gineco-obstétricas para pacientes derivados de Fonasa.

Desde la oposición incluso acudieron a Contraloría para que el organismo se pronunciara con respecto a legitimidad de los cambios. Y ante la propuesta del Minsal, se había anunciado que a las 15:30 de esta tarde los diputados sostendrían una segunda reunión con Santelices para llegar a un acuerdo para redactar un tercer y definitivo protocolo, sin embargo, esta no se concretó debido a que existen diferencias en un punto que es “crucial”.

“El punto insalvable se refiere a que, según el Ministerio de Salud, se deben mantener los convenios que tienen las clínicas objetoras de conciencia con los hospitales públicos, a pesar de que esas clínicas no iban a dar la interrupción del embarazo como la ley establece”, explicó el presidente de la comisión de Salud, Juan Luis Castro (PS). 

La diputada Marcela Hernando (PR), quien impulsó la iniciativa de la interpelación y que será realizada por ella, agregó que sí hubo acuerdos con el ministerio en áreas como reponer el impedimento de objeción de conciencia para funcionarios que cumplen funciones dentro del pabellón y que no fuera suficiente declararse como objetores sin requisitos.

Sin embargo, Hernando explicó que “mientras eso no se resuelva (los convenios entre clínicas y el Estado), hay cosas en las que uno se puede esforzar pero hasta cierto punto y no más”. “Le agradecemos que hayan tenido la disponibilidad para reformar su protocolo, lo que para nuestro parecer es admitir que habían cometido un error al modificarlo“, agregó.

De este modo, sigue adelante el proceso de interpelación que se llevará a cabo en la Cámara de Diputados, posiblemente el próximo 2 de mayo. Lo que habría gatillado esta fracasada movida del Minsal sería que el requerimiento que presentaron los parlamentarios de oposición en Contraloría habría sido considerado correcto en términos jurídicos, y por tanto, existen riesgos de un pronunciamiento en su contra. Así, Santelices busca evitar a toda costa todo tipo de reproches y acusaciones.