Por primera vez en la historia, la Secretaría de Gobierno de México estará a cargo de una mujer: Olga Sánchez Cordero. Aunque inicialmente se acercó a Morena para ocupar un escaño en el Senado, al final fue invitada por el presidente electo Andrés Manuel López Obrador a unirse a su proyecto como secretaria de Estado.

Entre sus prioridades están “bajar los índices de criminalidad a nivel nacional y, por medio de la justicia, transitar hacia la pacificación del país; poner a las víctimas como centro de la discusión; respetar en cualquier circunstancia los derechos humanos y garantizar la gobernabilidad”, dijo Sánchez Cordero.

Con 63 años de edad, tiene una larga trayectoria en materia jurídica y académica. Es Licenciada en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y tiene un posgrado en Política Social y Administración por la University College of Swansea de Gran Bretaña.

En 1984 se convirtió en la primera mujer notaria de la Ciudad de México. En 1993 se convirtió en magistrada numeraria del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, y en 1995 fue nombrada, por el Senado ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), cargo que ocupó hasta el 30 de noviembre de 2015.

Cuando estaba en la SCJN votó a favor de reconocer el matrimonio entre personas del mismo sexo y se pronunció en contra de la criminalización de las mujeres que deciden abortar. “Todos han dicho que las mujeres no quieren abortar, todos han dicho que están a favor de la vida. Si esa es la coincidencia, ¿por qué penalizar? Si estamos de acuerdo en que el aborto es un problema de tal magnitud y complejidad que nos rebasa como sociedad, ¿para qué encarcelar a las mujeres?”, sostuvo.

La magistrada también fue una convencida activista del movimiento estudiantil de 1968 en México y se declara también abiertamente feminista. Su hija, Paula García Villegas Sánchez Cordero, escribió sobre ella que su lucha por los derechos de la mujer se debe, en buena parte, a que en los años 70 se fue a estudiar junto con su esposo a Reino Unido, gracias a una beca: “Parece fácil, pero había un detalle: tenía tres hijos y 24 años. Desde entonces supo que los derechos de la mujer no se debían considerar dádivas y que las mujeres no debían sentirse en deuda por licencias de maternidad, derecho de guardería y tiempos de lactancia”, sostiene Paula.

La revista Forbes México la situó, en distintos años, dentro del grupo de las 50 mujeres más poderosas e influyentes del país. En la edición del 2013 ocupó la primera posición.

Además de Olga Sánchez Cordero, el nuevo gobierno cuenta con otras siete mujeres más, y siete hombres.