Una nueva producción Latinoamericana toca las puertas de Netflix este viernes. Hablamos de “La Casa de las Flores”, una serie mexicana que se estrena esta jornada y quiere poner sobre la mesa todos los temas que están debatiendo en la agenda regional, al mejor estilo de la telenovela, pero para millennials.

La producción, dirigida por Manolo Caro, narra los intentos de una matriarca de una familia rica mexicana por mantener la fachada de una supuesta perfección tradicional de la aristocracia, pero que actualmente está en crisis no solo porque el negocio se fue a pique sino porque el ex esposo de la hija de la familia es transexual.

Abrazando con toda propiedad el melodrama, “La Casa de las Flores” busca meterse en las rendijas que se abren en las contradicciones de una familia que busca aferrarse a toda costa al prestigio de las apariencias que acostumbran las sociedades clasistas. “A mucha gente le daba pudor definir La casa de las flores como un melodrama o una telenovela. Pensaban que yo me enojaría. Y al contrario. Es coherente y genuino”, cuenta el propio director a El País.

Junto con intentar adaptar un estilo de narración tan tradicional como lo son los “culebrones” para acercarlo a las nuevas generaciones, Caro quería exponer los problemas y conflictos del hoy y así renovar el contenido del género.

De esa necesidad es que surge el personaje de María José, antes José María en la ficción, y que interpreta Paco León, un español que se suma al elenco compuesto por Verónica Castro, Aislinn Derbez, Cecilia Suárez y Sofía Sisniega, entre otros, elección de actor que desde antes de que se emita el primer capítulo ya está envuelta en polémica.

La esperanza de la nueva generación

Al igual como le pasó a Scarlett Johansson, León ha sido duramente cuestionado por aceptar un papel de una mujer trans, cuando podría haber sido alguna actriz de la propia comunidad que hubiera interpretado al personaje. Esto, con el objetivo de darle visibilidad a actrices y actores que suelen se relegados y cuyas historias son contadas por otros artistas.

“Es un tema que lo hemos abordado con completo respeto. Invito a la gente a que no juzguen antes de ver el producto. Es importantísimo darle oportunidades a personas trans, que haya más estrellas, y que la visibilidad sea más honesta. Pero por algo tenemos que empezar”, comentó a la situación el mismo director.

Por su parte, el actor indicó al mismo medio que la crítica “tiene su lógica. Si hay actrices trans y papeles trans, ¿por qué no considerarlas? Por encima está, por supuesto, la libertad del director para decantarse por el actor que considere que mejor va a representar a su personaje”.

“Pero si no se llega a liar la de Dios y me ponen a parir, nunca me hubiera parado a pensarlo. Ni yo, ni otros muchos. Como director, para mi próxima película, si llegara el caso y hubiera un papel trans, pensaría a quién elegir“, reconoce.

En tanto que sobre el propio personaje, León destaca su rol y la importancia que tendrá como eje en la trama. “Mi personaje se va por el rechazo que recibe, pero a lo largo de la serie te das cuenta de que es la más cuerda y centrada, es emocionalmente más estable, su equilibrio mental es mayor al resto de la familia”, adelantó a El Universal.

Es gracias a María José que los personajes que aparentemente tenían una vida perfecta y socialmente son aceptados, van quedando en evidencia y expuestos como los que tienen más problemas emocionales y mentales.

En la misma entrevista, el actor dice que finalmente la serie “es esperanzadora”, lo que queda demostrado en cómo el hijo que tuvieron María José y Paulina se toma que su papá sea mujer. “Él lo vive con normalidad porque pertenece a una nueva generación en la que las etiquetas se vuelven innecesarias”.

Los 13 capítulos de “La Casa de las Flores” se liberan este viernes por Netflix.