Han pasado un poco más de dos meses desde la última polémica que lo tuvo como centro de las críticas. Desde entonces, el ex controlador de SQM, Julio Ponce Lerou, había mantenido un perfil bajo y alejado de las cámaras y las portadas de los medios.

Pero eso duró hasta este miércoles, que el ex yerno de Pinochet hizo su reaparición en la esfera pública, y no en cualquier lugar, sino que nada menos que en la Bolsa de Wall Street, en Nueva York, para realizar el emblemático y tradicional toque de campana que da inicio a las operaciones en el mayor mercado del mundo.

El motivo fue la celebración de los 25 años del ADR de SQM, es decir, la entrada de la firma a la bolsa de Nueva York. De este modo, Ponce Lerou apareció en el icónico ritual, en una segunda línea, junto a las principales autoridades de la empresa –que aún controla gracias al esquema de las sociedades cascada–, como el gerente general de la minera no metálica, Patricio de Solminihac, y Patricio Contesse Fica, hijo del ex gerente general de la firma, en su calidad de accionista.

Las última vez que Ponce Lerou estuvo en el centro de la polémica fue en junio pasado, luego de la indignación que generó que se reintegrara a la minera no metálica en calidad de asesor, pese al acuerdo que en diciembre pasado firmó con Corfo –tras ser acusada de fraude al fisco– y en el que comprometía la salida de Pone Lerou y de cualquiera de sus familiares de la presidencia, a cambio de que la minera triplicara su cuota de explotación de litio.

En esa ocasión, ante las críticas, la empresa finalmente decidió retroceder y desistir del nombramiento.