Un caso similar al de los chilenos Fernando Candia y Felipe Osiadacz, investigados por homicidio contra una persona trans en agosto del 2017 en Malasia, mantuvo en expectación a México el pasado mes de septiembre.

Fue entonces cuando un sultán del estado sureño de Johor de Malasia condonó la pena de muerte a tres mexicanos sentenciados en 2012 por tráfico de drogas. Según argumentó entonces la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), el sultán Ibrahim Ismail Ibni Almarhum Iskandar Al-Haj “otorgó el perdón” después de “múltiples esfuerzos diplomáticos”.

La historia de los hermanos González Villarreal -Simón, Luis Alfonso y José Regino- originarios del estado de Sinaloa, empezó el 4 de marzo de 2008, cuando fueron detenidos en una fábrica del parque industrial de Senai, en el estado de Johor, por la Policía Real de Malasia. Cuatro años después, en 2012, fueron sentenciados a pena de muerte al ser encontrados culpables del delito de narcotráfico.

La policía halló 29.460 kilogramos de metanfetaminas y equipos para su elaboración. Sin embargo, ellos insistieron que solo trabajaban como personal de limpieza en el recinto y que desconocían dónde se procesaba la droga.

El tráfico de drogas en Malasia se castiga con pena de muerte en la horca. Esa fue la sentencia que recibieron los tres hermanos en mayo de 2012 y que fue confirmada un año después. Sin embargo, ahora el sultán decidió conmutar la pena. Ahora los tres verán una mejoría en sus condiciones de reclusión y en dos años podrán interponer una solicitud de revisión, y buscar una eventual reducción de su condena.

Según los expertos mexicanos, no es muy común que el sultán otorgue clemencia y menos a extranjeros, sobre todo porque este es un caso icónico en materia de narcotráfico en ese país. La prensa mexicana reportó que
según la defensa, existieron graves faltas al proceso como la desaparición de evidencia y la falta de traductores.

Novedades del juicio

Según informó T13, la defensa de los chilenos acusados de homicidio cuestionó el actuar del paramédico que atendió a la víctima. “Si hubiera hecho todo lo que se supone que debe hacer, tal vez hoy la víctima estaría con vida”, dijo durante la última jornada del juicio.

Este lunes, la fiscalía presentó un video con el que buscan desmentir la versión entregada por los chilenos, en el que quedaría desmentida su versión de que desde que entraron al hotel fueron agredidos por la víctima.