El ginecólogo congoleño Denis Mukwege y la ex esclava sexual del grupo Estado Islámico, Nadia Murad, fueron distinguidos este viernes con el Premio Nobel de la Paz, reconociendo sus esfuerzos “por poner fin al uso de la violencia sexual como arma de guerra”.

Denis Mukwege es conocido por su trabajo curando a mujeres violadas en la República Democrática del Congo y recalcan que “ha dedicado su vida a defender a las víctimas de violencia sexual en tiempos de guerra. El médico y su equipo han tratado “a miles de pacientes que fueron víctimas de estos asaltos”. Del mismo modo, destacan que ha condenado “la impunidad de las violaciones masivas y ha criticado al gobierno del Congo y de otros países por no hacer .o suficiente para parar la violencia sexual contra las mujeres como estrategia y arma de guerra”.

En tanto, Nadia Murad fue reconocida como “testigo que cuenta de los abusos perpetrados contra ella y contra otros”, según argumentó el comité del Nobel. La joven activista es una de las “cerca de 3.000 niñas y mujeres que han sufrido abusos sexuales como parte de la estrategia militar del Estado Islámico que usaban ese tipo de violencia como un arma contra los yazidíes y otras minorías religiosas”.

Luego de tres meses de cautiverio, Murad logró escapar y comenzó a denunciar los abusos que había vivido junto a otras mujeres: “Tuvo el extraordinario coraje de contar su propio sufrimiento y de ayudar a otras víctimas”, destacó el comité sobre su valentía de alzar la voz.

Ambos fueron galardonados antes con el premio Sajarov. En esta edición de los Nobel, el gran ausente fue el premio de Literatura, uno de sus reconocimientos más prestigiosos. La entrega del premio debió aplazarse un año a causa del escándalo sexual que sacude a la Academia Sueca.

En medio de la oleada del movimiento #MeToo en el mundo, varios de los expertos del Nobel apostaron porque serían dos héroes de la lucha contra la violencia sexual los protagonistas de esta edición. El año pasado, el premio reconoció a la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN).

“Denis Mukwege y Nadia Murad arriesgaron ambos personalmente su vida luchando valientemente contra los crímenes de guerra y pidiendo justicia para las víctimas”, señaló la la presidenta del Comité Nobel, Berit Reiss-Andersen, quien añadió que “un mundo más pacífico solo se puede lograr si las mujeres, su seguridad y derechos fundamentales son reconocidos y preservados en tiempos de guerra”.

Los Nobel consisten en una medalla de oro, un diploma y un cheque de nueve millones de coronas suecas (aproximadamente 990 mil dólares). El premio se entregará formalmente en Oslo y Estocolmo durante el próximo 10 de diciembre, cuando se conmemora la muerte de su fundador, Alfred Nobel.