Hace dos días, tres personas fueron detenidas por el homicidio del joven futbolista brasileño Daniel Correa Freitas, jugador del São Paulo FC. El hombre fue encontrado sin vida, con señales de tortura y sus genitales extirpados con un arma blanca.

Edson Brittes Júnior y su esposa e hija de 18 años fueron detenidos por el crimen, luego de haber invitado al jugador a su fiesta de cumpleaños. Horas después de la muerte de Correa, el propio sospechoso difundió un video contando su versión sobre lo ocurrido: “Cuando quise abrir la puerta, estaba cerrada. Yo derrumbé la puerta de mi cuarto y cuando abro, él estaba encima de mi esposa y ella gritando y pidiendo socorro”, sostuvo el hombre.

Según las investigaciones, el deportista de 24 años fue sorprendido “en la cama” con la esposa de Brittes, por el cual habría recibido una paliza. Luego fue trasladado en el maletero de un auto a un lugar donde se cometió el crimen.

Antes de ser sorprendido, el joven habría enviado fotografías a sus amigos en donde aparecía con la mujer, quien al parecer estaba dormida. Al respecto, el sospechoso señaló que “los medios han dicho muchas cosas. Mi esposa nunca tuvo nada con Daniel, mucho menos mi hija. Siempre hay rumores pero la verdad aparecerá. Fue cuando lo quité de encima de mí esposa, lo arrojé al suelo y evité que fuese violada por ese monstruo”.

Durante el sábado, el cuerpo de Correa fue encontrado en una zona boscosa de São José dos Pinhais. En tanto, la esposa e hija del sujeto fueron detenidas de manera temporal porque “estuvieron todo el tiempo en la escena del crimen y posiblemente dieron algún tipo de ayuda”, señaló un comisario.

Las declaraciones de Brittes se suman a los mensajes que el jugador habría enviado a su mejor amigo por Whatsapp, confirmando sus malas intenciones respecto a la mujer casada con Edson Brittes Júnior. Mientras la fiesta se extendió hasta altas horas de la madrugada, el deportista se metió a la habitación de la dueña de casa y comenzó a enviar textos e imágenes a sus amigos.

“Puedo dormir aquí. Tiene varias mujeres durmiendo esparcidas por la casa”, fue el primer mensaje enviado por Correa, según consigna Infobae. “¿En esa casa fue la fiesta? No entiendo nada, estás borracho jaja”, le respondió  su amigo, quien insistió en preguntar: “¿Las mujeres están durmiendo y quieres ir a despertarlas? ¿En la casa de quién estás?”.

Más tarde, Daniel respondió: “Voy a comerme a la madre de la cumpleañera y el padre está aquí”, aunque recibió una advertencia de su compañero: “Te van a hacer mierda, el tipo va a llegar te va a llenar de golpes”, le escribió.