Tras la muerte de Macarena Valdés en 2016, el Servicio Médico Legal de Valdivia y Carabineros han sostenido que la joven activista de la tierra se suicidó. Sin embargo, una segunda autopsia que fue realizada por el especialista Luis Ravanal descartó la tesis, tal como ha denunciado con insistencia su familia.

“No habrían signos que demostrasen que se tratara de un ahorcamiento en vida”, sostuvo el especialista, recalcando que la autopsia y la confirmación del estudio histológico “demuestra que no hay signos de vitalidad, es decir, no hay signos que demuestren que el cuerpo se haya suspendido a través del ahorcamiento estando con vida”.

Su compañero y padre de sus hijos, Rubén Collío, subió un video a Youtube saludando a toda la gente que los ha acompañado en este proceso complejo y recalcó que “llevamos un año y medio luchando y exigiendo justicia, un año y medio gestionando, y hoy podemos decir que tenemos la posibilidad científica de demostrar que a Macarena la asesinaron”.

Collío enfatizó que “a la Negra la mataron y después la colgaron y hoy día tenemos cómo demostrarlo”. Por ello, llamó a quienes deseen apoyar a participar de la manifestación convocada para este viernes 19  a las 10 horas en los Tribunales de Panguipulli.

“Vamos a manifestarnos ese día, a gritar nuestra rabia, nuestro dolor, a dejar claro que a la Negra la mataron por ser mujer, por ser mapuche, por ser luchadora, por defender su tierra. No vamos a permitir que esto siga pasando”, recalcó Collío.