El escándalo en Perú es total. Luego de la publicación de los llamados “kenjivideos”, registros audiovisuales filtrados por parlamentarios de Fuerza Popular donde se ve a aliados de Pedro Pablo Kuczynski intentan comprar votos en el Congreso para evitar la destitución del presidente. Esto enmarcado en la moción de vacancia que se votaría mañana jueves 22.

El video muestra a Kenji Fujimori -quien defiende al presidente luego del indulto otorgado a su padre a fines de 2017- ofreciendo prebendas a otros parlamentarios fujimoristas a cambio de respaldar al jefe de Estado ante una eventual destitución. La filtración causó indignación en todo el Perú y dejó sin ningún piso político a PPK, por lo que tras varias horas de incertidumbre y una reunión del consejo de ministros, tomó la decisión que el mandatario dé un paso al costado.

De este modo, la gestión de Kuczynski llega a su fin en medio de fuertes fricciones entre el Ejecutivo y el Legislativo, censura de diferentes ministros y dos pedidos de vacancia presidencial.

Kenji Fujimori

Las prebendas que pretendían salvar a PPK

La comunicadora y cientista política Sigrid Bazán publicó este miércoles 21 una columna en La República titulada “El todo por el todo” donde se refiere a la negociación de los votos a cambio de favores políticos y revela cuáles serían.

“Por ejemplo, el licenciamiento de universidades que no necesariamente cumplen con los requisitos de la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu), que la Asociación Nacional del Agua (ANA) ayude en negocios particulares de parlamentarios dueños de hectáreas en Huaura, incluso facilitar el archivamiento de procesos penales de congresistas con serios cuestionamientos legales y una que otra orden de captura… y es que vaya que varios congresistas también parecen tener rabo de paja”, escribe Bazán.

Esto enmarcado en la acusación del congresista Moisés Mamani donde acusó al parlamentario Bienvenido Ramírez -perteneciente al bloque de Kenji Fujimori-  de haberle ofrecido obras a favor de su región (Puno) a cambio de su voto el día jueves.

“Sería realmente vergonzoso pretender defenderse arropándose como la garantía de la institucionalidad y estabilidad y en forma paralela realizar este tipo de negociados”, agrega la columnista en la previa de la renuncia, la cual se llevó a cabo finalmente en horas de esta tarde y evitó la votación de vacancia en el Congreso.