Este miércoles, el Juzgado de Garantía de Rancagua dictaminó el sobreseimiento parcial y definitivo de Sebastián Dávalos como autor del delito de cohecho en el Caso Caval. La resolución, sin embargo, no lo sobresee por el delito de estafa en la llamada arista Vial Concha de la investigación.

Tras conocerse el fallo, Dávalos anunció que emprenderá una serie de acciones legales en contra de la diputada RN Marcela Sabat, los ministros Nicolás Monckeberg y Felipe Ward, y el subsecretario Pablo Terrazas. No son los únicos: otros parlamentarios, ex parlamentarios, funcionarios públicos, medios de comunicación y también otros querellantes serán llevados a la justicia por el ex director del Área Sociocultural de la Presidencia.

El objeto de estas acciones, señaló Dávalos en declaraciones publicadas por 24Horas, es que estas personas “tengan que responder ante Tribunales por el daño que le han hecho, no sólo a mi y a mi familia, sino que al Estado chileno. Debilitando las instituciones por pura mezquindad política”.

El hijo de la ex presidenta Michelle Bachelet pidió al Gobierno la renuncia de los funcionarios involucrados, una vez interpuestas las querellas. Además, solicitó la renuncia del fiscal regional de O’Higgins, Emiliano Arias, ya que a su juicio “se negó sistemáticamente a mi sobreseimiento a sabiendas que era inocente”.

“Quiero que sepan que el fiscal Arias sabía hace ya dos años que era inocente y así me lo manifestó en una audiencia donde además participaron otras tres personas, pero aún así, el fiscal Arias siguió negándose sistemáticamente de que fuera sobreseído”, sostuvo Dávalos, puntualizando que “mi problema no es con el Ministerio Público sino con el actuar pequeño e irracional del fiscal Arias, quien con esta conducta pertinaz, menoscaba el Ministerio Público y la Justicia Chilena”.

Finalizó llamando a “legislar sobre la responsabilidad en la información, basta de ensuciar gratuitamente a la gente y pensar que no se recibirá ningún castigo. No hablo de una ley mordaza, ni de que censure con anterioridad, sino que una vez por todas los medios se hagan responsables de sus publicaciones y las noticias falsas que publican y se les castigue de manera real por el daño causado”.