A fines del año pasado, un reconocido profesor de la Universidad de Talca, Roberto Pizarro, publicó una carta en el Diario El Centro en la cual expresó su opinión sobre los resultados de la elección que mantendrán a Álvaro Rojas como rector de esa casa de estudios por cuatro años más, sumando 28 años al mando de la institución. Esa publicación, junto al documental “¿La universidad estatal en crisis? El caso de la U. de Talca” dirigido por Antonio Carrillo, llamaban la atención sobre la importancia de la alternancia del poder al interior de la institución. Del mismo modo, Pizarro también llamó la atención sobre los estatutos de la universidad, los cuales datan de 1981 sin modificaciones sustanciales, lo que limita el legítimo juego democrático al interior de la universidad.

“No es aceptable que una institución perteneciente al Estado sea capturada indefinidamente por una persona o un grupo de poder”, dijo el académico en la misiva publicada en el periódico maulino.

Ante las críticas del docente, la secretaria general de la U. de Talca, María Fernanda Vásquez, replicó en el mismo medio citando la normativa vigente de elecciones, concluyendo que “el proceso eleccionario referido a la figura del rector de la Universidad de Talca se lleva a cabo de conformidad a lo establecido por las normas que rigen la materia, las que a su vez respetan los principios elementales de todo proceso democrático eleccionario”.

Finalmente, el plantel estatal no culmina su actuar con estas aclaraciones, sino que instruye un sumario en contra de Pizarro, a través de la Dirección de Asuntos Jurídicos que considera que las actuaciones realizadas por el profesor, en concreto la carta enviada al Diario El Centro y sus declaraciones en el documental de Antonio Carrillo, son constitutivas de responsabilidad administrativa y debe iniciarse un sumario administrativo en contra del académico.

[Mira también en El Desconcierto: VIDEO| El reportaje que deja al descubierto la profunda crisis que vive la Universidad de Talca]

Universidad de Talca

¿Se puede sumariar por manifestar opiniones?

Consultado sobre el sustento jurídico de esta investigación sumaria, el abogado del académico, Iván Gómez, señala que “toda la construcción jurídica del período en que se aprobaron los estatutos de la Universidad de Talca tenía que estar en sintonía con la Constitución que desconocía las facultades de los gremios, los sindicatos y le restaba absoluto poder a la ciudadanía. Estos estatutos lo que hacen es acrisolar en la persona del rector no tan sólo todas las facultades, sino además los atributos de personalidad de la misma universidad. Cuando tú sancionas al interior de una universidad a una persona por emitir una opinión contraria, lo que estás haciendo es retroceder la historia a la edad media, donde la única verdad era la verdad eclesiástica. Esto se asemeja a la fábula de Guillermo Tell, cuando los burgueses tenían que saludar el sombrero del emperador”.

Estando en cuestión la libertad de expresión del académico para escribir a título personal una opinión sobre el deber ser de las universidades públicas, los estatutos que las rigen y la importancia de la alternancia del poder, se consultó al secretario del Tribunal de Ética del Colegio de Periodistas, Marcelo Castillo, quien señaló que tenemos una opinión respecto de situaciones involucradas en libertad de expresión, de prensa y el derecho a la comunicación, que van más allá de ámbito estrictamente periodístico. En ese sentido y analizando el caso de esta controversia, sin duda estamos ante una situación de carácter ético que tiene que ver con la democratización del sistema universitario y sus limitaciones. Los planteamientos expresados por el académico son absolutamente legítimas dentro del debate de la universidad, que no es una secta cerrada a la opinión pública y cuya discusión deba darse entre cuatro paredes. Los planteamientos expresados por el señor Pizarro en su carta en ningún caso lesionan la dignidad de las personas ni su imagen, como señala la Universidad de Talca”.

Este sumario investigativo mantiene en alerta no sólo a la comunidad de la Universidad de Talca, también hay otros ojos puestos sobre su resultado, ya que de ser sancionado Roberto Pizarro se puede sentar un precedente sobre la libertad de información y las formas en que los discursos van generando los cambios necesarios en las universidades públicas, garantizando que cumplan cabalmente su rol formador de ciudadanos.

Hasta el cierre de esta edición, el Departamento de Comunicaciones de la Universidad de Talca no respondió a la solicitud de entrevista ni a las preguntas enviadas por correo electrónico respecto al tema.