El ciclista belga, Iljo Keisse (36), perteneciente al equipo Deceuninck-Quick Step, fue denunciado por una mujer argentina, tras haberla rozado con sus genitales luego de que ella les pidiera una foto a todo el equipo.

Esto ocurrió el viernes pasado, dos días antes de que comenzara la segunda etapa de la Vuelta a San Juan (Interlagos, de Plaza de Chimbas a Punta Negra) en el que es el máximo certamen de ciclismo en ruta del país transandino.

La mujer, quien trabaja de camarera en una cafetería, quiso una foto con el equipo como recuerdo de su visita a la ciudad. Como sabía hablar inglés, pudo entablar una conversación con ellos y les pidió una foto para mostrarle a sus compañeros que los atletas habían pasado por  ahí. En declaraciones al diario argentino Telesol la mujer confiesa que en un primer momento “pensé que había sido un accidente, pero después vi que se empezaron a reír. Cuando vi la foto me di cuenta de que no había sido un accidente, sino que había sido con intención”.

En la imagen se ve claramente a Keisse inclinando su cadera hacia adelante y tomando la nuca de la joven con su mano derecha. Otro de los integrantes del equipo, desde atrás, realiza con sus dedos la “V” de la victoria.

La mujer confirmó que cursó una denuncia ante la policía argentina y asegura que “no puede venir a otro país a tratar a las mujeres como si fuésemos cosas insignificantes y sin valor. Lamento si en su país las mujeres son tratadas así, pero esto es Argentina y no va a venir acá a hacer lo que se le cante el culo”.

Keisse fue a la cafetería a disculparse el sábado pasado, diciendo que era una broma sin mayor intención. El día de ayer, la joven presentó la demanda en la policía, además de solicitarle a los organizadores de la vuelta de San Juan una sanción para el ciclista belga.

La prensa local  informó que Keisse tendrá que comparecer ante el Tercer Tribunal de Delitos Menores y que recibiría una sanción pero no se especificó cual. A pesar de todo, la policía dio por cerrado el caso luego de escuchar las versiones del ciclista y de sus compañeros de equipo.

La policía categorizó estos actos como “acciones indecorosas que van en contra de la moral de las personas” y no como abuso sexual.

Foto por la que se presentó la denuncia contra Iljo Keisse