Los crímenes y la violencia contra la población LGBTI es una preocupante realidad en Latinoamerica. Paises como Guatemala, Brasil, Colombia y Argentina poseen altas tazas de agresiones y asesinatos contra la disidencia sexual.

Al mismo tiempo, discursos homofóbicos y transfóbicos como el del presidente Mauricio Macri en Argentina o Jair Bolsonaro en Brasil podrían llegar a afectar la seguridad de las personas pertenecientes a este colectivo.

Es más, a poco más de un mes de inciado el año, en el país trasandino se han registrado dos asesinatos de odio contra personas trans y ocho agresiones en razón de la orientación sexual o identidad de género de las víctimas, según recopiló Agencia Presentes.

El primer asesinato transfóbico ocurrió el 27 de enero. La víctima fue Antonella Mirna Di Marzo, una joven trans de 30 años que murió luego de tres meses en coma, a causa de un brutal ataque de parte de un hombre en la ciudad de General Güemes.

La segunda víctima del odio fue Laly Heredia, una mujer trans de 36 años. Fue asesinada a disparos en Camino de Cintura, Buenos Aires, el pasado 3 de febrero.

Cabe destacar que en Argentina existe la figura legal de travesticidio, bajo la que son juzgados los crímenes de odio contra personas trans y travestis.

Ataques de odio

Sólo en el mes de enero se registraron 8 ataques de odio contra personas LGBTI en distintas ciudades de Argentina. El primero ocurrió en Córdoba el 5 de enero contra Pablo Dell’Oso (24), quien fue agredido hasta dejarlo inconsiente por tres hombres.

Dos días despúes en Río Negro, el 7 de enero, los guardias del Bar Absentha insultaron, golpearon y rocearon con gas pimienta a un grupo de jóvenes LGBTI que se hallaban en la ciudad por la celebración de la 11va edición del Festival de la Diversidad de El Bolsón.

El 8 de enero se produjeron dos ataque más. El primero contra la activista travesti Lara María Bertolini, quien fue agredida con una botella que le rompió la cabeza en el Parque Lezama en Buenos Aires. Por otro lado, en la provincia de Chaco, fue agredido Franco Ramírez (25), a quien además de robarle, lo golpearon brutalmente, tratándolo de “trolo de mierda”.

Otros dos ataques tuvieron lugar el 19 de enero: En la ciudad de Córdoba, Brian David De los Santos (24) y Leonardo Vargas (21) fueron víctimas de un ataque homofóbico, luego de salir de un bar en el centro de Capilla del Monte. El mismo día, en la provincia de La Rioja, una mujer trans identificada como Billy Molina fue agredida al salir de un club nocturno.

En la ciudad de Salta, el 26 de enero, una adolescente trans fue detenida por la policía, a quienes acusa de haberla humillado, maltratado y golpeado. Los oficiales la acusaron de robo, aunque el denunciante después se retractó. Además, la jueza que llevó su caso la envió a un penal para varones.

El último ataque de odio se registró el pasado 30 de enero en la provincia de Tucumán, donde un joven gay llamado Juan Zelaya (35) fue atacado por su vecino Dante Vanucci con un ladrillo hasta desfigurarle el rostro.