Un informe independiente solicitado por el gobierno británico propone la creación de un organismo “regulador” que vele por la calidad de las noticias que son difundidas a través de las redes sociales, todo esto con el objetivo de ayudar a los usuarios a determinar la “calidad” de la información.

La primera ministra británica, Theresa May, solicitó esta investigación el año pasado con el fin de promover la “sostenibilidad de la producción y distribución de periodismo de alta calidad”.

Según consigna Cooperativa, las conclusiones del informe, que fueron publicadas ayer, señalan que plataformas como Facebook y Google comenzaron a desarrollar iniciativas para facilitar la identificación de contenidos fiables.

“Esos esfuerzos deben continuar y expandirse, pero deben hacerlo bajo la supervisión adecuada”, destaca el informe difundido por Ministerio de Asuntos Digitales, Cultura, Medios de Comunicación y Deportes británico.

En la misma línea, el texto insta a la autoridades a desarrollar programas para fomentar la “alfabetización mediática” de la población con el propósito de que los ciudadanos cuenten con herramientas para diferenciar las informaciones falsas.

Cabe recordar que el año pasado el parlamento de Reino Unido planteó la creación de un impuesto contra las fake news para obligar a las compañías como Facebook, Google y Twitter a reforzar sus políticas de responsabilidad informativa.