Las cárceles chilenas están en una verdadera crisis que ha llevado a que una persona muera cada tres días dentro de los centros penitenciarios.

Según consigna CHV, las cifras de las cárceles indican que las muertes corresponden en un 40% a enfermedades, un 45% a riña y un 15% a suicidios.

Esta situación fue comentada por el  jefe de la unidad judicial Instituto Nacional de DD.HH., Rodrigo Bustos, quien sostuvo que “se ve una situación de inhumanidad respecto a como se trata a las personas privadas de libertad“.

Sin embargo, este no es el único problema que se registra en las cárceles debido a que también existe hacinamiento y encierro.

“Al interior de cada módulo hay hacinamiento, el espacio reducido, la comida, las fecas corriendo por el pasillo de acceso, las plagas de cucarachas. La verdad es que es horroroso. Una puerta al infierno“, sostuvo el diputado del Partido Socialista, Leonardo Soto.

En la misma línea, el vocero de la ONG 81 Razones, César Pizarro, señaló que “el hacinamiento es asqueroso, el trato que se les da. Apaleamientos, los baños, la falta de agua potable. No es digno, tenemos celdas para 10 personas en las que viven 30“.

Estos hechos plantean un problema: la nula posibilidad de reinserción en los centros penitenciarios de nuestro país. “No hay posibilidad de que abandonen las conductas delictivas con este tipo de cárceles“, añadió Soto.