El 6 de febrero recién pasado, el Consejo Nacional de Educación (CNCE) le revocó el reconocimiento oficial a la Universidad del Pacífico a pedido del Ministerio de Educación y fue aprobada de manera unánime por 11 miembros de la instancia ya que no contaba con las garantías de una viabilidad administrativa y financiera de la institución ni los recursos para sostener el término de los procesos pendientes de los estudiantes.

A pesar del cierre, los alumnos de dicha casa de estudios denuncian que los bancos comenzaron el cobro del Crédito con Aval del Estado (CAE) ya que no tienen como acreditar la continuidad de estudios.

Muchos de los afectados están recibiendo llamadas de instituciones bancarias para solicitar el pago de las cuotas. Al respecto, denuncian que la universidad no ha dado solución a sus situaciones personales, no pueden obtener certificados de alumno regular y tampoco pueden obtener pase escolar,  encareciendo sus traslados a las reuniones con el Ministerio de Educación.

Rogelio Iturra, que cursaba la carrera de Animación Digital en 2D y 3D, relató a radio Cooperativa que viajó hasta Toronto para levantar los datos de su tesis para presentarla en el segundo semestre y que al volver ya no había solución. Sobre ello, afirma que “me quedan sólo dos ramos, no he recibido llamado alguno de esa universidad, excepto de mis compañeros y los docentes y los trabajadores, pero ni hablar del rector, la secretaria académica no existe y Pablo Ortúzar -presidente del directorio- está fugado”.

Actualmente las sedes están cerradas y no cuentan con funcionarios trabajando. A la fecha no se ha designado al administrador del cierre, quien es la autoridad que puede permitir el mantenimiento de la casa de estudios.