Una niña de ocho años que presenció el femicidio de su madre quedó a cargo de la familia del imputado. El hecho ocurrió el pasado 7 de marzo, cuando Raúl González Pardo (60) acudió hasta el Colegio Inglés de Quintero con la intención de llevarse a su hija.

Luego de forcejeos y ante la negativa de Carolina Muñoz (41), González decidió dispararle en dos ocasiones y le quitó la vida. Posteriormente, el hombre fue detenido y en la formalización se ordenó su prisión preventiva mientras dure la investigación.

González amenazó durante meses a la mujer. De hecho, según lo indicado por Verónica Medina, de la organización Vive Quintero, Carolina le contó que “me amenazaba que me iba a quemar viva”. Por su parte, al ser cuestionado sobre el crimen, el agresor señaló que “la maté de casualidad”.

En este contexto, durante el pasado lunes se realizó una audiencia en el Juzgado de Garantía y Letras de Quintero para determinar quién tendría la tuición de la niña.

En la cita estuvo presente el mismo imputado, formalizado por femicidio. Pese a que la hermana de la víctima, Angélica Muñoz, solicitó la tuición de la niña, la justicia decidió otorgar su cuidado a la familia González. 

Su tía buscaba llevarse a la niña a vivir en su casa en Alto Hospicio. Sin embargo, el psicólogo y la trabajadora social habrían determinado que la mujer no tiene mucha cercanía con la niña.

“Ellos pueden investigar que tengo todas las condiciones porque además me llevaría a mi mamá, quien tiene un estrecho vínculo con mi sobrina”, declaró Muñoz a La Estrella de Valparaíso.

En adelante, la familia de Carolina Muñoz tendrá la posibilidad de ver a la niña dos días a la semana y fin de semana por medio. El próximo 30 de abril el tribunal realizará una audiencia para tomar una decisión definitiva sobre su custodia.