El senador de Paraguay, Paraguayo Cubas, de Cruzada Nacional, ayer agredió a varias personas, entre ellas el ex presidente de ese país, Fernando Lugo (2008-2012), actualmente senador del Frente Guasu, luego de que un comisario de la Policía agradeció a Dios al comenzar su intervención.

Se trataba de la Comisión de Asuntos Constitucionales del Senado, que se reunió para conocer el testimonio de los comisarios de la Policía, que buscan un ascenso.

Todo iba en orden hasta que el jefe de la Dirección contra Hechos Punibles, Económicos y Financieros de la Policía, Aurelio Marín, comenzó su intervención diciendo que quería “agradecer a Dios” por la oportunidad.

Según informa Infobae, ese comentario provocó a Cubas, quién contestó que dios no tenía “nada que ver” en la Comisión y le lanzó a la cara la tapa de una botella de agua.

Luego Cubas se levantó para increpar a Marín y tirarle agua, mientras las senadoras Lilian Samaniego, del Partido Colorado, y Desirée Masi, del Partido Democrático Progresista (PDP), intentaban tranquilizarlo.

Después, siguió arrojando agua a los presentes, entre ellos el ministerio del Interior, Juan Ernesto Villamayor, que apenas reaccionó.

Quién intentó frenarlo, fue el chofer y guardia de seguridad del ex presidente Fernando Lugo, José Duarte, pero recibió un golpe en la cabeza por parte de Cubas.

A la salida de la reunión, Villamayor dijo que era “francamente bochornosa” y aseguró que nadie había resultado herido.

“Tiene 32 años de antigüedad, tiene sobrepeso, está involucrado en narcotráfico, protegió a los Zacarías Irún (clan político imputado por enriquecimiento ilícito, entre otros delitos) y encajó un balinazo de acero a mi mujer en Ciudad del Este”, dijo Cubas, para explicar su oposición al ascenso de Marín.

Cubas también se refirió a su ataque a Fernando Lugo, “por putero”, y a su guardaespaldas por ir “armado” dentro de la sesión.

Cabe recordar que el senador de Cruzada Nacional protagonizó otro hecho parecido durante la primera sesión del Senado este año, después de que la senador María Eugenia Bajac, del Partido Liberal, comenzará con una oración.

En esa ocasión, Cubas se opuso al rezo y recordó a los legisladores que “dios no tiene partido político”.